A la venta una nueva joya de la familia Franco solo unas semanas después de reaparecer otras de sus piezas fuera de España

Collar perteneciente a la familia Franco.
Collar perteneciente a la familia Franco.
PABLO MILSTEIN

Nuevas joyas de la familia Franco están a la venta. Esta vez ha sido un collar de corte aristocrático que ofrece el prestigioso anticuario Martin du Daffoy. La pieza fue vista por última vez en la década de 1980, y ahora ha reaparecido solo unas semanas después de que algunas de las esmeraldas lucidas por Carmen Polo, esposa del general Francisco Franco, fueran expuestas en GemGenève.

El valioso collar, de origen español, se realizó en 1920 y pasó por varias generaciones después de que se perdiera su pista, al igual que sucedió con otras piezas que últimamente han sido puestas a la venta fuera de nuestro país. Primero sucedió con las siete grandes esmeraldas de corte cabujón con forma de pera que fueron localizadas en la feria de joyas de Ginebra, y luego pasó con las perlas que brillaron en la Fine Arts Paris & La Biennale.

En cuanto al último collar de la familia, compuesto de piedras naturales, el investigador y maestro joyero Pablo Milstein cuenta a 20minutos que "uno de los momentos más icónicos en que se utilizó fue la reapertura del Teatro Real en octubre de 1966". "El collar fue lucido en todo su esplendor por Carmen Polo, esposa del general Franco", explica.

Se trata de una joya que también podía utilizarse como diadema. "No parece que Carmen Polo usara el collar a modo de diadema. Sin embargo, su hija Carmen Franco, marquesa de Villaverde, lo utilizó a modo de tiara en el año 1973 con motivo de la fiesta previa a la boda de Luis Figueroa Griffith, conde de Quintanilla, con la princesa Teresa de Sayn-Wittgenstein-Sayn, celebrada en Salzburgo", afirma Milstein.

Un año antes, en 1972, la marquesa de Villaverde lució la parte central del collar a modo de broche durante la boda de su hija Carmen Martínez-Bordiú con Alfonso de Borbón y Dampierre, duque de Cádiz. "Otra de las hijas de Carmen Franco que utilizó esta versátil joya fue Mariola en 1974 con ocasión de su boda con Jaime Ardid Villoslada", sostiene el especialista en joyas. Siete años más tarde, en 1981, la pieza la utilizó María Suelves y Figueroa en el día de su boda con Francisco Franco y Martínez-Bordiú. Nunca más la joya fue fotografiada en un acto público.

"El collar, de suma elegancia, luce en su composición bellísimas perlas, ocho de las cuales orladas de brillantes se distribuyen en la sección central de la pieza y en su cierre del cual parten a ambos lados unos pequeños corazones de líneas algo sinuosas unidos entre sí por un brillante", apunta Milstein, que desconoce cómo ha llegado la pieza al anticuario francés.

"Lo que sí se sabe es dónde puede adquirirse esta bellísima pieza con algo más de un siglo de antigüedad, gran parte del mismo ligado a una de las familias más relevantes de la historia reciente de España", sentencia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento