La cara B de la Navidad en Vigo: "En vez de vivirla intensamente, la padecemos"

Encendido navideño en Vigo
Encendido navideño en Vigo el pasado 19 de noviembre
EFE
Una plataforma vecinal se queja de las consecuencias del ruido en el centro de la ciudad. 
Atlas

El encendido de Vigo ya ha dado la bienvenida a la Navidad. Las más de 12 millones de luces led están acompañadas de villancicos en las calles, una noria gigante y un mercadillo. Pero la reacción de los vecinos de la zona centro no ha sido la esperada por el alcalde de la ciudad gallega. Un total de siete calles se han visto afectadas por el ruido y las molestias que genera el parque de atracciones, ubicado en el centro, durante 5 horas al día, los 7 días de la semana. La agrupación de vecinos de la zona centro de Vigo, que la componen un total de 20 personas, ha solicitado una reunión con Abel Caballero, alcalde de la ciudad, para denunciar la problemática que les rodea.

Alba Novoa, vecina y miembro de la agrupación ha manifestado a 20minutos que el problema se centra en el parque de atracciones ya que lo han instalado en frente de sus viviendas y el ruido que se genera impacta en los hogares y comercios de la zona. "En los edificios que están situados alrededor de estas atracciones el impacto del ruido es brutal." Esta situación, recalca, se mantendrá desde el pasado 19 de noviembre hasta mediados de enero.

"Este es el otro lado, lo padecemos, en vez de vivirlo intensamente y disfrutarlo". El movimiento de vecinos ha creado una cuenta de Twitter donde han mostrado el ruido con el conviven y perturba su descanso: "estas son las otras imágenes de la realidad de la navidad en Vigo".

La instalación de un parque de atracciones en el centro de Vigo está repercutiendo en el día a día de los vecinos.

El ruido está ocasionado por la música de las atracciones y el cúmulo de gente que acude al parque. La vecina, menciona, que esto acaba de empezar, "el tiempo no es muy favorable" y los niños aún están en el colegio, por lo que se prevé que el ruido sea mayor. "Ya hemos tenido un fin de semana intenso".

Novoa detalla, además, que algunas atracciones se encuentran muy próximas a las viviendas. "Tienes delante de tu casa un saltamontes, un parque de atracciones, pegado a casa. No estamos hablando de una distancia media de 15 a 20 metros", afirma. El tamaño de este mercado ha ido creciendo poco a poco desde el año 2019 con la instalación de la noria. "Ahora hay una montaña rusa, saltamontes, un montón de atracciones más pequeñas, pero con toda la calzada ocupada".

La instalación de esta maquinaria en la calle ha supuesto la limitación de entrada al centro de Vigo. Para el montaje "es necesario cortar y restringir los accesos a nuestras calles. Hacen restricciones de manera que crean embudos", destaca. Esto provoca que al llamar a la policía, la ambulancia o los bomberos tarden "el triple o el cuádruple de tiempo de lo habitual".

Otra de las repercusiones directas es la dificultad de los clientes al no poder acceder por las limitaciones de circulación derivados de este parque, similar al que se instalan en las ferias de verano en un pueblo o en un barrio.

Denuncia al Concello

La agrupación de vecinos ya ha denunciado el problema por lo que se encuentran a la espera de una solución. Novoa aclara que no tiene nada que ver con la iluminación de Vigo, sino con la localización del parque. "Que lo sitúen donde no perjudique ni vulnere los derechos fundamentales de los de los vigueses", apunta.

Han solicitado, además, una reunión con el alcalde de la ciudad ya que, según explica, les ha "ninguneado" señalándolos como tan solo "cuatro afectados".  Desde este movimiento ya acumulan un total de más de 1.700 firmas en la plataforma change.org que se traducirían en familias "porque detrás hay niños y mayores".

Han creado también una campaña de crowfounding "para financiar, entre todos los afectados, los gastos que ocasionan las medidas legales" que se ven en obligación de tomar contra el Concello de Vigo.

Normativa de ruido

Desde la agrupación señalan que, además de vulnerar sus derechos fundamentales, la circunscripción está catalogada como zona acústicamente saturada (ZAS). Lo que significa que "existe un mayor control en todo lo que tenga que ver con el ruido, ya que no se puede saturar más". 

Subraya que esto hace que se estén "vulnerando normativas estatales, la ley de ruido de las obras municipales, convivencia, medio ambiente y protección de patrimonio cultural".

Alba pone de manifiesto que  la única vía que les  queda a los vecinos es la administrativa y "es surrealista" ya que se inicia este procedimiento "contra quien está para velar por la salud, la seguridad y los derechos fundamentales de los vigueses" que viven allí.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento