OPINIÓN

Canciones de boda

Archivo - Boda religiosa. Matrimonio.
Imagen de archivo de una boda
EUROPA PRESS - Archivo
Archivo - Boda religiosa. Matrimonio.

¡Vaya momento precioso! ¡Qué instante magnífico en la vida de alguien! Hoy estoy de preboda. Mañana se casa mi otra mitad, el destalentado más talentoso que conozco: mi hermano. Bueno… se casa él y se casa ella, que también es destalentada y maravillosa. La cuestión es que, como siempre, o como casi siempre, hay cositas que se dejan para el último momento y aquí estoy yo recorriendo tiendas en busca de gemelos y de zapatos granate de la talla 42 (y eso que yo calzo tres números más). Ya os he dicho que mi hermano es bastante destalentado, ¿verdad? Pues eso.

Entre los preparativos aún no preparados, entre camarógraf@, conos para lanzar pétalos y otros detallitos de última hora, está lo de la música. Y aquí estoy yo, como la parte más musical de mi (nada musical) familia escogiendo la banda sonora del día más feliz de la rubia y mi hermano. ¡Menuda odisea! Si le dejo, llega al altar con la canción de El padrino sonando a tope…

En YouTube hay cientos de canciones para bodas, decenas de listas de reproducción y muy pocos temas patrios que suenen tan épicos como el Marry You de Bruno Mars, se vean tan espectaculares como el videoclip de Sugar de Maroon 5, o tengan tanta clase como la Marcha nupcial de Mendelssohn.

Igual que tenemos canciones de verano que nos duran hasta invierno y villancicos que suenan antes incluso de que llegue Halloween, ¿por qué no promovemos lo de las canciones de boda cañís?

Que están muy bien algunos temas de Pablete Alborán, Rozalén e incluso Bisbal feat. Aitana pero… Yo necesito canciones propiamente de boda y no las encuentro. ¿Hay algo más chulo que cantarle al amor? ¿A la horterada de tirar arroz que debería estar vetada? ¿A la amiga pedo bocachancla? ¿A cortar la liga y la corbata? ¿Al vídeo de boda en el que siempre hay alguien que no sale? ¿Al diluvio universal que da suerte? ¡Vivan los novios!

Mostrar comentarios

Códigos Descuento