Veinte vecinas y una portera que se rebelan contra los prejuicios: Jessica Gómez lanza 'Cómete el mundo y dime a qué sabe'

La escritora Jéssica Gómez.
La escritora Jessica Gómez.
ARIEL GONZÁLEZ

Mujeres extraordinarias de vidas corrientes. Así son Amparo, Paula, Tina, Lidia y la veintena de vecinas que conviven en un edificio cuya portera las observa con una mirada cariñosa, libre de prejuicios. A costa de una sociedad que les dice cómo tienen que comportarse y que las juzga por no ser perfectas, la narradora defiende sus historias y luchas, todas ellas reunidas en el nuevo libro de la escritora Jessica Gómez, Cómete el mundo y dime a qué sabe.

"Las historias que comparto son tan comunes que tendrían que doler", avanza la autora a 20minutos. Cada capítulo presenta un relato ficticio que podría reflejar, perfectamente, el día a día de muchas mujeres: a Marisa la cuestionan por pintarse los labios hasta para salir a comprar el pan, Sara es criticada por renunciar a utilizar sujetador, Olivia tiene que ser una madre y cuidadora de diez y Laura dice 'hasta nunca' a un exnovio maltratador.

En su necesidad de "hacer justicia", Gómez se puso manos a la obra: primero pensó en las vecinas, después en el edificio y, finalmente, en un nexo coherente: la portera. "Con las historias que ella relata quería que la gente se sintiera identificada o que, por lo menos, las relacionara con su entorno cercano. Si pasas por 50 portales, en todos te vas a encontrar con mujeres de vivencias fabulosas. Y uso esta palabra porque son como fábulas: aprendes de ellas".

"Si pasas por cincuenta portales, en todos te vas a encontrar con mujeres de vivencias fabulosas"

No es casualidad la presencia de la portera, pues "es probable que el lector desarrolle prejuicios hacia ella". Precisamente, uno de los objetivos de Gómez consiste en derribar tópicos, estereotipos y, en definitiva, cualquier idea preconcebida, porque, afirma, así sucede constantemente en la vida y en la literatura, especialmente si ambas están protagonizadas por una mujer.

"La idea de escribir este libro se me ocurrió por una conversación que tuve con una buena amiga. Hablábamos de los prejuicios que se tienen sobre la llamada literatura femenina. Las mujeres podemos escribir de cualquier tema, pero, cuando lo hacemos sobre cuestiones intimistas, se considera que el trabajo está destinado exclusivamente a las lectoras y no a los lectores. Esto provoca que la gente encuentre muchos peros a la hora de escoger una lectura, ya que se entiende que la literatura femenina es un género menor. Por eso quise hablar de mujeres y de lo cotidiano", apunta.

En las páginas del libro hay niñas, jóvenes, adultas y ancianas. Cada una de ellas pertenece a una generación distinta, lo que justifica sus distintas formas de entender un mundo que, poco a poco, crece en valores de feminismo.

Así lo percibe Gómez: "Me alegra saber que estamos avanzando, pero ojalá lo hiciéramos más rápido. Ahora, gracias a internet, los cambios tardan menos en llegar, y hace décadas no era así. Todo iba más lento. Ahora mismo pienso en vídeos o memes que me recuerda Facebook. Ahora no me hacen ninguna gracia, pero hace quince años me parecían inofensivos".

Detrás del último trabajo de Gómez está la influencia de su madre, quien desde pequeña le ha contado bellas historias, y el talento de su hija, la autora de las ilustraciones que introducen cada capítulo. Se siente muy afortunada de sentir el apoyo de su familia en la labor de contar y escribir, una disciplina que siempre ha vivido con pasión.

"Me alegra saber que estamos avanzando como sociedad, pero ojalá lo hiciéramos más rápido"

"Escribo desde que tengo memoria y, de hecho, aprendí a hacerlo sola. Aún recuerdo cuando escribí mi primera carta a los Reyes Magos", dice la autora, que entiende esta disciplina como una especie de escape terapéutico: "Escribo mejor que pienso, y hacerlo me obliga a centrarme e identificar mis ideas. Así encuentro un sentido a lo que pienso. Cuando algo me duele o me inquieta lo apunto y lo dejo atrapado en el papel. Y ahí se queda. Lo saco y ya no lo tengo dentro, atormentándome. Yo lo llamo ‘atrapar al genio'", explica.

El amor de Gómez por la escritura queda reflejado en todos sus trabajos: en 2018 publicó La mujer de al lado, un recopilatorio de relatos de cariz personal; en 2019 lanzó Come chocolate y no discutas con idiotas, en el que propone algunos consejos para alcanzar, desde el humor, la paz mental; y en 2021 salió a la luz Mamá en busca del polvo perdido.

Eso sí, más allá de ceñirse al papel –y de tener un pódcast–, también es autora de la bitácora Jessica Gómez, nombrada Mejor blog personal en la xi edición de los Premios 20Blogs. En este diario dirige el blog Qué fue de todos los demás, y tiene más proyectos entre manos: "Voy a retomar una novela que dejé aparcada".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento