No al MidCat, sí al BarMar: claves del cambio de proyecto para transportar gas e hidrógeno desde España hasta Francia

El nuevo BarMar de Barcelona a Marsella
El nuevo BarMar de Barcelona a Marsella
El nuevo BarMar de Barcelona a Marsella
La construcción del hidroducto será más compleja y cara que el desechado Midcat.
Atlas

El acuerdo entre España, Francia y Portugal para construir un "Corredor de Energía Verde" como alternativa al MidCat —al que extraoficialmente se le denomina ya BarMar— abre la puerta a una nueva infraestructura en la UE para transportar gas en primer lugar y después hidrógeno renovable en el que los tres países ganan, aunque Madrid y Lisboa partían de una posición opuesta a la de París, desde el apoyo a construir un nuevo gasoducto para unir la Península Ibérica y Francia hasta la oposición frontal por parte del gobierno galo.

El punto de encuentro ha sido el intercambio del MidCat por un nuevo proyecto que en lugar de atravesar los Pirineos será un tubo submarino que unirá Barcelona y Marsella. El orden de los factores se ha invertido y si el malogrado MidCat estaba previsto para transportar gas y en un futuro -que en 2019 se percibía como mucho más lejano que en 2022- hidrógeno renovable, el Corredor de Energía Verde canalizará hidrógeno y otros gases renovables y gas, de forma temporal y en una "proporción limitada".

Tras forjar el acuerdo este jueves en Bruselas, Pedro Sánchez, Emmanuel Macron y António Costa cerrarán el pacto definitivamente el 8 o 9 de diciembre en los márgenes de la Cumbre Euromediterránea de Alicante, tras el trabajo a nivel técnico que hasta entonces se hará para determinar plazos de ejecución, financiación y reparto de costes.

Pedro Sánchez, Emmanuel Macron y António Costa, antes de su reunión de este jueves en Bruselas para hablar del MidCat. (ATLAS)

Hasta entonces, los primeros detalles del proyecto ofrecen claves en positivo para España, Francia y también para la UE.

Qué gana España

Tendrá una nueva interconexión energética con Francia y, por ende, con el resto de la UE. Aunque para ello ha tenido que renunciar al MidCat por una infraestructura submarina que resulta más complicada técnicamente, con ella podrá transportar al resto de la UE gas natural que llega licuado a sus puertos. 

En el medio plazo, el Corredor Verde de Energía está en línea con los planes del Gobierno para que España se convierta en un 'hub' energético, dada su elevada capacidad para producir energías renovables, con las que generar hidrógeno verde que podrá canalizarse al resto de la UE. De acuerdo a los plazos actuales, el hidrógeno renovable debería estar disponible en 2030, pero en el Gobierno adelantan el cálculo y consideran que el acelerón a la transición energética que está dando la crisis energética actual puede hacer que España esté bombeándolo ya en 2025.

El nuevo BarMar de Barcelona a Marsella
El nuevo BarMar de Barcelona a Marsella.
Henar de Pedro

El comunicado conjunto deja claro que el fin prioritario del Corredor es transportar hidrógeno y otros gases renovables y que deberá estar "adaptado para transportar una limitada proporción de gas natural como una fuente de energía temporal y de transición". Fuentes españolas indican que esta prioridad del hidrógeno sobre el gas responde al compromiso del Gobierno con la transición ecológica y a los planes no cancelados de avanzar en el abandono de las energías fósiles como el gas natural.

Qué gana Francia

Macron no podía -ni quería- evitar este jueves su satisfacción por un acuerdo con España y Portugal que llega en un momento de máxima tensión interna, con protestas y huelgas por los elevados precios de la energía.

Aunque no pudo ser en París, el presidente francés sacó pecho este jueves al detallar que el encuentro se había celebrado en la delegación de Francia dentro del Consejo de la UE. De él salió un pacto refrendado por un comunicado que empezaba con una 'victoria' -o concesión de las otras dos partes- para París, porque empieza afirmando que España, Francia y Portugal "abandonan el proyecto del MidCat", lo que le permite no desdecirse de sus rechazos previos.

Macron obvia el gas, que también pasará por el futuro Corredor Verde de la Energía para centrarse en el hidrógeno renovable, que Francia también cuenta con producir en grandes cantidades, aunque en este caso obteniéndolo a través de la energía nuclear.

Si Sánchez resalta que el proyecto unirá la Península Ibérica con el resto de la UE, Macron divide el trayecto en dos para afirmar que interconectará la Península con Francia y Francia con Europa central y del este.

Qué gana la UE

La presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola, sorprendió este jueves a la delegación española en el Consejo Europeo al dedicar sus primeras palabras ante los jefes de Estado y de Gobierno de la UE para celebrar el acuerdo que horas antes habían sellado Macron, Sánchez y Costa sobre el plan alternativo al MidCat.

El Corredor Verde de Energía tiene un evidente componente comunitario porque reducirá el aislamiento energético de la Península ibérica, que en el momento actual se traduce en menos capacidad para bombear gas natural al centro y este de Europa, la zona que más se arriesga a quedar desabastecida si Rusia termina cortando definitivamente el grifo. No en vano, Alemania se ha convertido en uno de los principales aliados de España y Portugal para que el MidCat o ahora el Corredor saliera adelante.

Además, una vez que los países implicados se han puesto de acuerdo, esta nueva infraestructura puede pasar el filtro y convertirse en un Proyecto de Interés Común, el paso previo para recibir financiación europea, de la Comisión Europea. Ahí cobra también todo el sentido de que el Corredor Verde se haga para transportar hidrógeno renovable y de forma limitada y temporal gas porque así pasará el filtro de Bruselas, que ya no quiere financiar más infraestructuras para energías fósiles y, en su lugar, quiere concentrar sus esfuerzos financieros en las renovables.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento