ERC y JxCat se dan un mes de margen para cerrar una nueva crisis de Govern

El president catalán, Pere Aragonès, y el vicepresident, Jordi Puigneró, durante el primer Consell Executiu del nuevo curso político, celebrado este martes.
El president catalán, Pere Aragonès, y el vicepresident, Jordi Puigneró, durante el primer Consell Executiu del nuevo curso político.
ACN
El president catalán, Pere Aragonès, y el vicepresident, Jordi Puigneró, durante el primer Consell Executiu del nuevo curso político, celebrado este martes.

El anuncio del president de la Generalitat, Pere Aragonès, de no participar en la manifestación de la Diada que convoca la ANC, con el apoyo de entidades indenpendistas, abrió una nueva crisis entre los socios de Govern de ERC y JxCat. Así, mientras Aragonès y los consellers republicanos justificaron su ausencia en la manifestación del 11 de septiembre en que "divide al independentismo" y "va contra los partidos"; los consellers de Junts anunciaban uno tras otro su presencia en el acto de la ANC. 

Aragonès ha reiterado este lunes que solamente participará en aquellos actos de la Diada "donde se puedan defender las ideas de cada uno en positivo, de forma integradora y plural". 

Tampoco asistirá a la manifestación el líder de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona, Ernest Maragall, porque considera que no tiene “ninguna pretensión unitaria”. Maragall ha explicado que habrá gente del partido que participará y que, en su caso, asistirá a otros actos. 

“Recuerdo cuando la Diada nos interpelaba a todos, con claridad y energía positiva, estos en estos momentos es obvio que no es así”, y ha añadido: “Quién la convoca (en referencia a la ANC) está pensando al competir, no solo expresando distancia crítica con partidos e instituciones, sino también anunciando su voluntad de convertirse en organización política”.

En el mismo sentido se ha expresado la secretaria general y portavoz de ERC, Marta Vilalta, quien ha acusado a la ANC de querer "dividir" al independentismo con una manifestación "excluyente" para la Diada, por lo que ha instado a esta entidad a replantear el enfoque de su convocatoria.

Por contra, JxCat hace un llamamiento a participar masivamente en la manifestación del 11 de septiembre. El portavoz de Junts, Josep Rius, ha asegurado que su formación respeta la decisión de Aragonès aunque ha añadido que "no coincide" con su postura.

"Desde Junts manifestamos todo el respeto por la decisión de Aragonès" pero ha concretado que los miembros del Govern de Junts y miembros de la dirección del partido sí que asistirán a esta movilización.

Rius ha defendido que el 1-O no se podría haber hechos sin la movilización ciudadana, y ha destacado que la Diada "no es el momento de partidismos, sino de movilización y de mostrar unidad", tras lo que ha vuelto a llamar a la participación.

JxCat se da un mes de margen para reconducir la crisis con ERC

JxCat pone el foco en el debate de política general que se celebrará los días 27 y 30 de septiembre en el Parlament de Catalunya, para intentar reconducir su crisis con ERC y que ha llevado a sectores de Junts a defender su salida del Govern de Pere Aragonès ante la falta de avances en el proceso hacia la independencia.

La secretaria general adjunta y portavoz de ERC, Marta Vilalta, ha afirmado que los republicanos "escucharán" a sus socios, aunque no comparten sus críticas a la gestión del gobierno, que está "cumpliendo" en buena parte el acuerdo de legislatura.

Vilalta considera "profundamente irresponsable" que JxCat busque "desestabilizar" al Govern para tapar sus "disputas internas".

Por su parte JxCat, según ha señalado su vicepresidente y portavoz, Josep Rius, ya ha hecho llegar a ERC tres "propuestas concretas", que consisten en cumplir tres medidas recogidas en el acuerdo de legislatura entre ambos socios de coalición, pero aún no desplegadas.

Las tres medidas son: constituir un "espacio de coordinación, consenso y dirección estratégica colegiada" del independentismo, articular un "espacio de coordinación" de fuerzas independentistas en Madrid, y "pasar de la mesa de diálogo a una mesa de negociación" que aborde la autodeterminación y la amnistía.

"Lo que sí genera inestabilidad es no cumplir los acuerdos", ha replicado Rius, en respuesta a las acusaciones de Vilalta a Junts.

Según Rius, el acuerdo de gobierno por ahora "no ha funcionado desde el punto de visto del proceso hacia la independencia".

No obstante, ha asegurado que hay "buena predisposición a hablar" y ambas partes se han emplazado a buscar "acuerdos concretos" en las próximas semanas, para poder pacificar la crisis antes del debate de política general.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento