Interior investiga "qué hay detrás" de 60 denuncias por pinchazos, si sumisión química o instaurar "sensación de inseguridad"

Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior.
Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior.
Ministerio del Interior.

Ya son 60 las denuncias de pinchazos que analizan las Fuerzas de Seguridad para determinar "qué hay detrás" de esos casos, es decir, si se trata de un fenómeno de sumisión química para cometer un delito o si lo que se busca es crear una "sensación de inseguridad". 

En una entrevista en el programa 'La hora de La 1', de TVE, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha garantizado que los diferentes cuerpos policiales trabajan coordinados para "concretar y comprobar" si esos pinchazos buscan "la inoculación de sustancias tóxicas" para someter a la víctima y cometer un delito, fundamentalmente de carácter sexual.

Grande-Marlaska ha afirma que también se quiere determinar "si hay otra voluntad detrás, como la de intentar trasladar una situación de inseguridad" y, sobre todo, "amedrentar a un colectivo" con un "discurso absolutamente machista de tratar de sacar al 50 % de la población, a las mujeres del espacio público".

"Estamos trabajando en hacer un estudio individualizado de estos supuestos para determinar a qué obedecen", ha puntualizado. 

El titular del Interior ha hecho un llamamiento a la víctimas, "esencialmente mujeres", para que, ante la "mínima creencia de haber sido objeto de un pinchazo, lo denuncien" y se dirijan, inmediatamente, a un centro de salud porque "hay tóxicos que son de muy rápida absorción".

"Esa conducta ya es delictiva", ha condenado Grande-Marlaska al recordar que el pinchazo ya constituiría un delito de lesiones con la circunstancia agravante de género. 

El funcionario ha recordado que la sumisión química no es algo nuevo, y que las Fuerzas de Seguridad trabajan desde hace "mucho tiempo", con modificaciones legislativas para incrementar la respuesta penal.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento