¿De qué está compuesto realmente el gas natural? Un estudio lo revela

Una persona enciende un fuego en una cocina de gas.
Una persona enciende un fuego en una cocina de gas.
EUROPA PRESS

Considerado como la alternativa más limpia al carbón y al petróleo, el gas natural está experimentando una era dorada de consumo. Desde los procesos industriales hasta la generación de electricidad, el metano se ha convertido en la opción de combustible para un mercado verde.

Aunque su combustión libera significativamente menos dióxido de carbono que los hidrocarburos líquidos y sólidos, el metano es un contaminante grave. Además, el gas natural en el que viene empaquetado podría llegar a los hogares con un montón de sustancias desagradables.

Tal y como recoge Science Alert, un estudio publicado en Environmental Science & Technology ha revelado de qué está compuesto realmente este gas natural que llega a nuestros hogares.

Investigadores de todo el estado de Massachusetts (EE UU) han colaborado en un proyecto encargado de separar la mezcla de productos químicos que se canalizan a nuestras viviendas para cocinar y calentar.

"Este estudio muestra que los electrodomésticos a gas, como estufas y hornos, pueden ser una fuente de sustancias químicas peligrosas en nuestros hogares, incluso cuando no los estamos usando", dice el coautor del estudio Jonathan Buonocore, científico de la salud del Harvard Chan Center for Climate, Health, and the Global Environment (C-CHANGE).

Este estudio muestra que los electrodomésticos a gas, como estufas y hornos, pueden ser una fuente de sustancias químicas peligrosas en nuestros hogares, incluso cuando no los estamos usando

"Es probable que estos mismos productos químicos también estén presentes en los sistemas de distribución de gas con fugas en las ciudades y en la cadena de suministro", añadió Buonocore. 

El metano es lo que llamamos carbono, que está erizado de un cuarteto de átomos de hidrógeno. Se forma fácilmente cerca de depósitos de hidrocarburos más grandes, como los que consisten en petróleo y carbón.

Al ser tan pequeño, se quema rápida y eficientemente en dióxido de carbono y agua, lo que lo convierte en una fuente práctica de combustible que se puede transportar fácilmente a hogares y fábricas.

Esa es la versión limpia, al menos. En realidad, el metano en sí mismo es un poderoso gas de efecto invernadero que puede escaparse de prácticamente cualquier parte del proceso de transporte.

"Está bien establecido que el gas natural es una fuente importante de metano que está impulsando el cambio climático", dijo el científico Drew Michanowicz, de Chan C-CHANGE y PSE Healthy Energy.

Está bien establecido que el gas natural es una fuente importante de metano que está impulsando el cambio climático

"Pero la mayoría de la gente realmente no ha considerado que nuestros hogares están donde termina la tubería y que cuando el gas natural se escapa, puede contener contaminantes del aire que dañan la salud además de los contaminantes del clima", prosigue Michanowicz.

El gas que se acumula alrededor de los depósitos de combustibles fósiles y otras fuentes de metano no es exactamente puro. Mezclados entre esos simples bloques de carbono hay cadenas más largas de hidrocarburo, que incluyen una gran cantidad de complejos garabatos, anillos y ramas.

Compuestos orgánicos volátiles

Los compuestos orgánicos volátiles (COV) que incluyen varios alcanos, cicloalcanos y compuestos aromáticos como benceno, tolueno, etilbenceno (sin mencionar los materiales no orgánicos como el sulfuro de hidrógeno, el helio y el nitrógeno) contribuyen a la compleja receta del gas natural recién extraído.

No todos estos compuestos son nocivos, pero una buena proporción, incluidos muchos de los aromáticos, pueden aumentar el riesgo de cáncer en dosis suficientes, al mismo tiempo que proporcionan un punto de partida para las reacciones que generan partículas atmosféricas y contaminantes como el ozono.

Lo que nunca se ha aclarado es cuántas de estas sustancias más problemáticas, si las hay, persisten desde la fuente hasta nuestros hogares. 

Desde finales de 2019 hasta mediados de 2021, los investigadores recolectaron 234 muestras de gas natural de 69 estufas de cocina en el área metropolitana de Boston. Un análisis detallado de estas muestras encontró mucha variación en el área y durante todo el período de tiempo.

Entre ellos eran comunes cientos de compuestos únicos, de los cuales 21 (alrededor del 7%) fueron considerados peligrosos según los estándares federales en niveles suficientemente altos.

Además, midieron la concentración de odorantes utilizados para llamar la atención sobre las altas concentraciones del gas generalmente sin olor. De manera alarmante, algunas de las fugas más pequeñas que ocurren en nuestros hogares de alrededor de 20 partes por millón podrían ser demasiado débiles para olerlas.

Si bien el estudio no fue tan lejos como para conectar las fugas o la exposición al gas natural con problemas de salud o calcular el impacto potencial en el medio ambiente, es una llamada de atención suficiente para prestar más atención a lo que podría ser una preocupación creciente.

"Los legisladores y las empresas de servicios públicos pueden educar mejor a los consumidores sobre cómo se distribuye el gas natural a los hogares y los posibles riesgos para la salud de los electrodomésticos con fugas de gas y las tuberías de gas debajo de las calles y hacer que las alternativas sean más accesibles", concluyó Buonocore.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento