El Batallón de Azov renuncia a seguir defendiendo Mariúpol y abandona Azovstal

Combatientes ucranianos son trasladados en un autobús tras su evacuación de la acería de Azovstal, en Mariúpol, después de rendirse a las tropas rusas.
Combatientes ucranianos son trasladados en un autobús tras su evacuación de la acería de Azovstal, en Mariúpol, después de rendirse a las tropas rusas.
ALESSANDRO GUERRA / EFE

El Batallón de Azov, una organización paramilitar que combate en apoyo a las Fuerzas Armadas de Ucrania, ha ordenado "dejar de defender" la ciudad de Mariúpol, lo que implica la entrega de la acería de Azovstal, símbolo de la resistencia final de la zona.

"¡Gloria a Ucrania! 86 días de defensa de Mariúpol. El mando militar superior ha dado la orden de preservar la vida y la salud de los soldados de la guarnición y dejar de defender la ciudad", dijo el comandante en un mensaje de vídeo colgado en Telegram y recogido por las agencias Ukrinform y Unian.

Agregó que "a pesar de los intensos combates, de la defensa a ultranza y de la falta de suministros", siempre insistieron en tres condiciones importantes para el regimiento relativas a los civiles, los heridos y los muertos.

"Los civiles pudieron ser evacuados, los heridos graves recibieron la asistencia necesaria y pudieron ser evacuados y luego intercambiados y llevados a territorio controlado por Ucrania. En cuanto a los héroes muertos, el proceso continúa", precisó.

El ministro de Defensa de Rusia, Sergei Shoigu, ha afirmado este viernes que sus tropas han "rescatado" a 177 civiles y capturado a 1.908 "nacionalistas" que "han depuesto sus armas", según la agencia de noticias TASS.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) pidió el jueves un acceso "inmediato" a estos prisioneros, de los que intenta también recabar datos. Las autoridades ucranianas, por su parte, mantienen su interés de hacer un futuro canje de prisioneros con los militares que sean capturados tras abandonar la acería. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento