La UE se estanca para aprobar el sexto paquete de sanciones que incluye vetar el petróleo ruso

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en la Eurocámara.
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en la Eurocámara. este miércoles.
PHILIPP VON DITFURTH / DPA / EUROPA PRESS

Después de más cinco horas, los Veintisiete terminaron su reunión de este miércoles en Bruselas sin acuerdo sobre el nuevo paquete de sanciones contra Rusia, en el que el veto al petróleo fue el gran motivo de discordia.  La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leeyen, había propuesto a los Gobiernos europeos imponer un embargo total al crudo ruso, planteando un periodo transitorio hasta final de año para contener el golpe en los mercados y preparar vías alternativas de suministro, algo que Hungría, Eslovaquia y República Checa ven demasiado precipitado.

"Seamos claros, no será fácil. Algunos estados miembros son fuertemente dependientes, pero debemos simplemente trabajar en ello. Proponemos desde ahora una prohibición del petróleo ruso, una prohibición total de las importaciones de todo el petróleo ruso", proclamó la jefa del Ejecutivo comunitario en el pleno del Parlamento Europeo celebrado este miércoles en Estrasburgo (Francia).

Esta ruptura con el petróleo ruso se hará, en caso de que el paquete de medidas sea aprobado en los próximos contactos, de manera "ordenada" para que los propios países de la UE y sus socios tengan tiempo de buscar vías alternativas de suministro y contener el impacto en los mercados.

"Seamos claros, no será fácil. Algunos estados miembros son fuertemente dependientes, pero debemos simplemente trabajar en ello"

La Comisión Europea propone, por ejemplo, conceder a Hungría y Eslovaquia un año más que al resto, hasta el 31 de diciembre de 2023, para vetar las importaciones de petróleo ruso. Pese a ello, minutos antes del comienzo de la reunión del Comité de Representantes Permanentes de la Unión Europea que pretendía cerrar la hoja de ruta del paquete de sanciones, Hungría, Eslovaquia y República Checa avisaron de que no lo aceptarían si no dan más tiempo.

El Gobierno húngaro aseguró que no puede aprobar la última propuesta ya que "hundiría" la seguridad energética del país centroeuropeo. "El Gobierno, en esta forma, no puede aprobar responsablemente el nuevo paquete", afirmó el ministro de Exteriores, Péter Szijjártó, a medios húngaros desde Uzbekistán, donde se encuentra de visita oficial. Además, en el caso de Hungría hay también componente político, porque el Gobierno de Orbán es considerado el 'caballo de Troya de Putin' en la UE.

Los seis meses previstos para el resto de países europeos no son suficiente ni para Hungría ni para Eslovaquia, que estarían solicitando por lo menos tres años para poder dejar de importar el crudo ruso. También la Republica Checa salió al paso y pidió que se amplíe el plazo dos años para reducir la dependencia energética. 

Aunque España no es dependiente del petróleo ruso, sino del nigeriano, desconectar de Rusia implica que los países más dependientes de Moscú se lancen al mercado en busca de nuevos proveedores, algo que podría presionar al alza los precios. "Las propias compañías, sobre todo las europeas, ya no quieren comprar crudo ruso. Todo el mundo está diversificando, buscando otros proveedores. Para Europa lo que queda más cerca es África Occidental y Nigeria es el gran productor ahí", advierten los expertos.

¿A quién le compra petróleo la UE?
¿A quién le compra petróleo la UE?
HENAR DE PEDRO

Este tipo de decisiones tienen que estar aprobadas por unanimidad, lo que ha generado un bloqueo en el avance de la medida, que se pretendía tener lista este miércoles pero se ha pospuesto a próximas reuniones. En el anterior paquete de sanciones, el quinto, comenzaron los recortes energéticos, en concreto con el carbón. Lo que sigue quedando fuera es el combustible del que la UE es más dependiente, el gas.

Las nuevas sanciones, además de vetar el petróleo de Rusia, contemplan también correctivos para el jefe de la Iglesia ortodoxa rusa, el patriarca Kirill, y el coronel Azatbet Omurbekov, conocido como el 'carnicero de Bucha' por su supuesta implicación en las matanzas de civiles en esta ciudad ucraniana, así como expulsar del sistema de transferencias internacionales SWIFT al banco más grande de Rusia, Sberbank. 

Los paquetes de sanciones anteriores

Las cinco rondas correctivas anteriores contra Moscú y Minsk buscaban prohibir las transacciones con el Banco Central de Rusia y congelar parte de sus activos, cortar el tráfico a barcos y aviones rusos, dificultar las transacciones de sus bancos o impedir ciertas exportaciones, además de castigar a un millar de individuos cercanos al Kremlin, así como a Vladímir Putin.

El último de esos paquetes incluía un embargo al carbón ruso a partir del mes de agosto, convirtiéndose en el primer castigo al sector energético y cortando la entrada a la UE a un hidrocarburo por el que Rusia ingresó 5.400 millones de euros en 2021, según Eurostat. 

Según el Centro de Investigación sobre Energía y Aire Limpio (CREA), la Unión Europea ha comprado más de 52.000 millones de euros en productos energéticos a Rusia desde la invasión de Ucrania (20.600 millones en petróleo, 30.500 millones en gas y 860 millones en carbón).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento