Isabel Pantoja hablará con su hijo

Isabel Pantoja, al límite por sus deudas económicas
La tonadillera Isabel Pantoja.
Europa Press

Kiko Rivera está dispuesto a empezar una nueva vida. Quiere despojarse de cualquier enfrentamiento familiar y acercar posturas con sus enemigos. El paso del tiempo le ha demostrado que no solo estaba equivocado con su madre, Isabel Pantoja, sino también con su tío Agustín. Se pasó de frenada cuando les acusó, en varios especiales telecinqueros, de ‘trincones’ y amorales.

Se dejó llevar por una corriente que acabó empujándole por ese acantilado de la soledad del que ahora intenta escapar. Aunque ha intentado telefonear a su madre para retomar la relación, Isabel necesita tiempo para recomponerse. No es una negativa definitiva. Es más, quiere hablar con él. Tenderá puentes para una reconciliación que también ella anhela, pero siente lógica desconfianza.

En estos momentos, Pantoja no sabe si Kiko quiere acercarse a ella porque necesita nuevas tramas para seguir ganando dinero a su costa o si verdaderamente sus intenciones son buenas. «Isabel quiere mandar un mensaje antes de irse a sus conciertos en Latinoamérica y puede que haya algún contacto, pero hasta que no vuelva y esté tranquila no habrá una conversación profunda para arreglarlo todo», asegura alguien del entorno de la cantante.

En contra de lo que algunos insinúan, la posición de Agustín es de máximo respeto. En este caso no está condicionando a su hermana para que tome una u otra decisión. Si bien es cierto que Isabel se apoya mucho en él y consulta con él muchas de sus decisiones, este asunto solo concierne a una madre con un hijo. Solo le ha pedido que esté centrada en todos los recitales que tiene ahora. Se debe a su público. Me consta que Isabel le ha dejado claro que quiere a sus hijos con locura y que ninguna trapacería puede cambiar ese sentimiento. Es madre por encima de todo.

Kiko no lo pasó bien en el concierto que ofreció por su décimo aniversario en Sevilla. Le hubiera gustado repetir la imagen de su debut, cuando su madre le acompañó y le apoyó desinteresadamente. Imaginar que el tiempo no ha pasado le hizo llorar de frustración y emoción. También él tiene derecho a equivocarse, a empezar de nuevo y a buscar el perdón en la mujer que más le quiere: su madre.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento