Protosenya y Avayev: la 'coincidencia' de dos oligarcas rusos acusados de matar a sus familias el mismo día y a la misma hora

  • Uno de ellos se perpetró en Lloret de Mar y el otro en Moscú, y el modus operandi parece haber sido el mismo.
Una mujer y su hija han sido asesinadas en una vivienda de Lloret de Mar (Girona), donde también ha sido hallado el cadáver del marido, que, según las primeras pesquisas, se ha suicidado tras cometer el doble crimen. Según fuentes próximas a la investigación, se trata de un matrimonio y de su hija, a los que un hermano de esta última intentaba localizar desde ayer, lunes, sin conseguir contactar con ninguno de ellos.
Vista de la casa de Lloret de Mar.

Dos magnates rusos, dos asesinatos idénticos, los dos el mismo día, aunque a unos 3.500 kilómetros de distancia. Uno en Lloret de Mar y el otro en Moscú. Sergey Protosenya y Vladislav Avayev son los acusados, pero los dos están también muertos después suicidarse tras cometer presuntamente los crímenes. Las investigaciones siguen abiertas pero las coincidencias son tenebrosas a la vez que llamativas, dada la situación en torno a Rusia por la invasión de Ucrania.

En el caso de Sergey Protosenya, él apareció ahorcado en el jardín de su casa de Lloret después de que la Policía recibiera el aviso por parte del hijo de la familia, que fue quien encontró el cadáver. Protosenya había sido directivo y seguía siendo accionista de la gasística rusa Novatek. Ya dentro de la casa se hallaron los cuerpos tanto de su mujer como de su hija, y ambas presentaban heridas de arma blanca.

Durante las indagaciones, los investigadores encontraron tanto un cuchillo como un hacha y tardaron más de cuatro horas en levantar los cadáveres, empezando ya a manejar la hipótesis de que el propio magnate habría matado a ambas y después se habría suicidado ahorcándose en el exterior del chalé.

A la misma hora se conocía la noticia de que en la otra punta del mundo, en Moscú, Vladislav Avayev, exvicepresidente de Gazprombank, había sido hallado muerto también junto a su esposa y su hija. En lugar de arma blanca, el modus operandi de Avayev cambió a arma de fuego y los investigadores apuntaron que, como Protosenya, primero habría matado a ambas (su hija también adolescente) y después se habría quitado la vida. Avayev era una hombre muy cercano al Kremlin, dado que la entidad bancaria es por ejemplo la principal para el pago de las importaciones de gas por parte de los países occidentales.

Los oligarcas rusos están ahora más que nunca en el foco, bien por encontrarse en la lista de sancionados por Occidente a raíz de la invasión rusa de Ucrania o bien porque se han opuesto abiertamente a las maniobras de Vladimir Putin, en cuyo caso alguno ha tenido que abandonar Rusia por temor a represalias.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento