La reina Isabel II invita a los duques de Sussex a su Jubileo buscando la reconciliación

La Reina Isabel II junto a la esposa de su nieto Harry, Meghan Markle.
La Reina Isabel II junto a la esposa de su nieto Harry, Meghan Markle.
GTRES

Hay que tener en cuenta que el príncipe Harry aún no ha publicado su esperada autobiografía en la que, se dice, no va a dejar títere con cabeza en la familia real británica. Además, la reina Isabel II está deseando conocer a su bisnieta Lilibet, segunda hija de los duques de Sussex. Por eso mismo no habría de sorprender que les haya invitado a ir a Reino Unido de nuevo para la celebración de su Jubileo de Platino.

De nuevo, claro, porque el príncipe y Meghan Markle ya estuvieron allí este pasado fin de semana. Fue una visita exprés antes de marcharse corriendo a La Haya para la celebración de los Invictus Games que tantas alegrías le han dado al príncipe Harry y la ocasión que escogió la monarca para intentar que regresen a Reino Unido y que pueda estar al completo la familia en una ocasión tan especial como sus 70 años de reinado.

Según ha informado The Telegraph, la soberana les pidió durante su encuentro privado que acudan a los festejos preparados entre el 2 y el 5 de junio aunque no tengan ningún papel formal ni ninguna función oficial como corresponde a su condición de miembros inactivos dentro del organigrama de los Windsor.

En especial, la monarca les insistió en dicha reunión en que regresasen de forma oficial por primera vez desde el Sussexit y en que hiciesen todo lo posible por estar los cuatro (los duques y sus dos hijos) en el desfile Trooping the Colour, en el que se espera que la familia al completo acabe saludando desde el balcón de Buckingham Palace.

Sin embargo, tal y como cuenta Daily Mail, Meghan y Harry se están pensando mucho el ofrecimiento porque, a pesar de que le han prometido a la reina que conocerá a toda la famlia (y se han dado cuenta de su deterioro de salud), aceptar la invitación significaría reencontrarse con todos los miembros de la familia real después de la entrevista que concedieron a Oprah Winfrey. Y no quieren que ocurra como este mismo fin de semana con su padre, Carlos de Inglaterra.

Según explica el medio, el príncipe de Gales y su hijo se habían reunido previamente en el castillo de Windsor y fue un encuentro "tenso". "Comenzó alrededor de las 10 de la mañana y apenas duró unos 15 minutos", escribe el periódico, que afirma que Camila de Cornualles entró a mitad de visita.

"Carlos quiere a su hijo y tiene el corazón roto por todo lo que ha pasado; teme que la historia de Lady Di se repita en Harry. Pero también busca mantener una puerta abierta y seguir en contacto, algo que aún lamenta no haber hecho con Diana", explica una fuente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento