El supuesto uso de armas químicas contra la población del Donbás escala la naturaleza de la guerra

Como si de un aguacero de proyectiles se tratara, las bombas caen en Mariúpol borrando el mapa de la ciudad a cada minuto que pasa. Esta población del sur de Ucrania lleva cercada más de dos semanas y, pese al ultimátum ruso, las autoridades locales se niegan a entregar la urbe y el propio Gobierno ha acusado a Rusia de estar cometiendo un "auténtico acto de genocidio".
Bombas sobre Mariúpol.
Como si de un aguacero de proyectiles se tratara, las bombas caen en Mariúpol borrando el mapa de la ciudad a cada minuto que pasa. Esta población del sur de Ucrania lleva cercada más de dos semanas y, pese al ultimátum ruso, las autoridades locales se niegan a entregar la urbe y el propio Gobierno ha acusado a Rusia de estar cometiendo un "auténtico acto de genocidio".

La crónica del día 48 de la guerra viene cargada de pesimismo. Se enfría el anhelo de un final de la guerra mientras se recrudecen los ataques, algunos incluso químicos (todavía sin confirmar), contra la población en el este de Ucrania

Combatientes ucranianos que permanecen atrincherados en la ciudad de Mariúpol aseguraron este lunes que las tropas rusas habían usado armas químicas. Así mismo, las autoridades ucranianas han publicado este martes un vídeo en el que varios beligerantes de Mariúpol describen los síntomas de lo que consideran efectos de este tipo de armamento.

En el vídeo se puede ver a un militar que resultó afectado de manera moderada y otros dos que siguen bajo supervisión médica, así como una anciana que sigue sin poder caminar. El asedio a la ciudad y su previsible conquista en los próximos días hace imposible acceder a la localidad para realizar análisis toxicológicos, por lo que por el momento no se han podido confirmar.

La vice ministra de Defensa de Ucrania, Hanna Maliar, ha indicado en declaraciones a la televisión ucraniana que, según la información preliminar, podría tratarse de fósforo, aunque ha precisado que las conclusiones se presentarán después. 

Por otro lado, el canciller austriaco, Karl Nehamer, quien este lunes por la tarde salía de un encuentro en persona con Vladimir Putin donde reconoció que no se sentía optimista sobre un fin cercano de la invasión rusa de Ucrania

Nehamer, el primer mandatario de la UE que consigue comunicarse con el presidente ruso desde el inicio de la guerra, calificó el encuentro de "muy duro". Su principal conclusión no es nada halagüeña: Putin piensa librar la batalla por el este de Ucrania "con vehemencia".

Este martes ha sido Putin el que ha defendido públicamente la invasión. Según el presidente ruso persigue unos fines "nobles" cuyo objetivo principal es "ayudar a la gente del Donbás", ha dicho en un acto en el cosmódromo ruso. Según Putin, es Ucrania quien desprecia un posible acuerdo de paz y Rusia no podía asumir la "nacificación" del país vecino.

El jefe de la Administración Estatal Regional de Járkov, Oleg Sinegubov, ha informado de que al menos ocho personas, incluido un niño, han muerto y 19 han resultado heridas durante los bombardeos

La batalla por el este se recrudece

Los augurios de una ofensiva definitiva sobre la mitad este de Ucrania empiezan a materializarse en el Donbàs. El portavoz de Naciones Unidas, Stépane Dujarric, ha alertado de informaciones "inquietantes" de civiles muertos por el recrudecimiento de los enfrentamientos en esta región.

Si se traza una diagonal entre las ciudades de Odesa (en el sur), Mikolaiv, Dnipro y Jarkov (en el norte) sale una Ucrania partida en dos mitades. Rusia ha decidido luchar por quedarse con todo lo que queda al este de dicha línea imaginaria, fundamentalmente el Donbàs. Tras el repliegue de Kiev, el Ejército de Putin centra todos sus esfuerzos, hasta bombas indiscriminadas o posibles ataques con fósforo blanco, en una ofensiva envolvente que empieza por el norte, en Jarkóv, y termina en el sur, por Mariúpol, con nuevos y recientes ataques por el centro: en Dnipro.
Los combates se centran en el este del país.

"Nuestros socios humanitarios y nosotros mismos estamos profundamente preocupados por la difícil situación de los civiles tras la intensificación de las hostilidades en la región oriental del Donbás y las provincias de Jersón, Járkov y Dnipropetrovsk", ha dicho. Los ataques rusos en esta zona no discriminan entre instalaciones militares y civiles, sino que las tropas de Putin arrasan zonas residenciales.

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, en su habitual mensaje por video de madrugada, indicó anoche que las tropas rusas preparan "una nueva etapa de terror" contra Ucrania, que incluye el uso de armas químicas. "Nos tomamos esto lo más en serio posible", agregó.

De hecho, han llegado reportes del lanzamiento de al menos un dron con una sustancia química sobre la ciudad de Mariúpol. El Batallón Azov ucraniano ha acusado al Ejército ruso de lanzar una "sustancia venenosa de origen desconocido" desde un dron sobre objetivos militares y civiles en la ciudad portuaria. Según los informes, varias personas han sufrido insuficiencia respiratoria y problemas neurológicos. Algunas tropas anticipan que podría tratarse de gas sarín. 

Londres y Washington se han tomado en serio esta escalada química del conflicto. La ministra británica de Relaciones Exteriores anunció en Twitter esta madrugada que Londres estudia el posible uso de agentes químicos "contra la población" en Mariúpol. 

"Estamos trabajando urgentemente con nuestros socios para verificar los detalles. Cualquier uso de tales armas sería una escalada insensible en este conflicto y haremos que Putin y su régimen rindan cuentas", aseguró. El Departamento de Defensa de EE UU, por su parte, sigue de cerca unas informaciones que en un comunicado ha dicho que si se confirman "sería algo profundamente preocupante".

La UE también ha reaccionado al posible uso de sustancias químicas. La Unión Europea ha recordado que es "inaceptable" y representa un crimen de guerra.

Zelenski pide armas para Mariúpol

La ciudad portuaria del sureste de Ucrania, acceso estratégico al Mar de Azov, Mariúpol, está prácticamente entera en manos rusas. Solo un destacamento desarmado ucraniano afirma seguir en la batalla en el puerto, pese a faltarle hasta la munición. 

Las imágenes que llegan de la ciudad son el ejemplo de la apocalipsis. Los relatos de los batallones ucranianos en redes sociales dramas de tropas diezmadas, mutiladas y desarmadas. El alcalde de la ciudad habla de decenas de miles de muertos tras un asedio que se prolonga ya más de cuarenta días y cuarenta noches. Mientras, todavía hay miles de ucranianos malviviendo, sin agua y sin luz, escondidos por no ser deportados o ajusticiados como ha ocurrido en localidades junto a Kiev. 

El presidente Zelenski ha recordado este lunes que sus soldados llevan 47 días defendiendo Mariúpol haciendo lo posible y lo imposible, antes de volver a demandar a Occidente el envío urgente de munición y "armamento pesado", la única solución que vislumbra para intentar recuperar la ciudad. Hace unas horas Rusia anunciaba haber destruido un almacén de munición junto a Kiev, reservas que iban a servir para abastecer a la resistencia en la mitad este del país. Y que ya no llegarán.

Partes de guerra y fosas comunes en Bucha

Los partes de guerra anuncian para este martes un recrudecimiento de los bombardeos y los enfrentamientos, tras la entrada de nuevos convoyes rusos por el norte, por Járkov. Además, ponen cifras a los ucranianos en manos rusas: 1.700 los soldados y civiles. Alrededor de 500 son mujeres, y la ONU ha mostrado su preocupación por el incremento de la violencia sexual que están padeciendo las ucranianas.

En el conjunto de los crímenes de guerra, la fiscalía de Ucrania investiga 6.000 casos por todo el país y habría identificado a 500 sospechosos de los mismos. En las últimas horas no dejan de encontrarse fosas comunes en las ciudades liberadas junto a Kiev. 

Las autoridades ucranianas han hallado diez cuerpos sin vida en una fosa común en Bucha, el mismo día en el que miembros de la gendarmería francesa han acudido a la localidad Bucha para realizar investigaciones en el terreno sobre los crímenes allí cometidos.

"En la región de Kiev vemos una gran cantidad de crímenes de guerra y los podemos calificar como crímenes de lesa humanidad", dijo este martes la fiscal general de Ucrania, Iryna Venediktova, que aseguró que "millones de desplazados" son testigos de estas atrocidades. Para Venediktova el "principal responsable es el presidente de la Federación de Rusia".

En este sentido, Zelenski ha declarado este martes que Bucha es solo el símbolo de los crímenes de guerra cometidos en todo el país. Zelenski advirtió de que hasta ahora se tiene "evidencias" de miles de víctimas de torturas, que se han encontrado cadáveres de civiles maniatados, cuerpos mutilados y poblaciones enteras abandonadas.

Sobre estas acusaciones, el presidente ruso se ha defendido alegando que la matanza de Bucha es una "falsificación". Putin recordó ante la prensa el supuesto arsenal químico de Irak que sirvió de pretexto en 2003 para la invasión de EE UU: "Igual de falso es Bucha".

La UE ha mostrado su compromiso de ayudar en esta investigación y reparación a las víctimas, mientras sigue recibiendo refugiados por miles diariamente de entre los millones de ucranianos desplazados. Algunos han llegado a España desde Bucha, sede de una de las mayores atrocidades contra civiles de la guerra. Sus testimonios son pavorosos. Como este de Raisa Bacal, una mujer que ha llegado a Logroño con la cabeza vendada por una herida: "La situación es terrible", le ha contado a la prensa local, "la gente moría por disparos en la calle y en sus patios mientras hacía la comida".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento