Cuando Putin condenaba la violencia y el terror en su viaje a Madrid de 2006

Putin en su viaje a Madrid, con el alcalde Gallardón.
Putin en su viaje a Madrid, con el alcalde Gallardón.
Ayto.Madrid
Putin en su viaje a Madrid, con el alcalde Gallardón.

"Ningún estado civilizado puede permitirse el lujo de negociar con terroristas". Unas palabras que en 2022 cabrían en la boca de Volodímir Zelenski, pero que, sin embargo, fueron pronunciadas por Vladimir Putin, en relación con la situación que atravesaba España hace más de una década con ETA. De ahí que para entender la postura del ruso, señalado hoy por cometer crímenes de guerra en Ucrania, habría que viajar a 2006; al mes de febrero, para ser más concretos, y a horas antes de que iniciara su primera visita de Estado a España.

Aquel 8 de febrero de 2006, antes de embarcar, Putin avanzó a los corresponsables españoles su opinión sobre las controvertidas negociaciones que comenzaría ese junio el presidente José Luis Rodríguez Zapatero con la banda ETA. Para Putin no se debía dialogar "con quienes tienen las manos manchadas de sangre", porque con ello solo se puede "fortalecer a los violentos y debilitar el Estado", tal y como recogió El Mundo desde Moscú.

Ese mismo día, sobre las 13.00 horas, aterrizó en Madrid el avión de la Fuerza Aérea rusa. El presidente de la Federación de Rusia y su esposa acudieron al Palacio de El Pardo, donde se alojaron las dos noches que permanecieron en la capital. Ahí les recibieron el rey Juan Carlos I y la reina Sofía, con quienes almorzaron. También se acercaron a saludar el presidente Rodríguez Zapatero, el presidente del Congreso de los Diputados, Manuel Marín, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón.

"Madrid no olvida la solidaridad rusa"

Con este último se reunió por la tarde, en la sede del Ayuntamiento de Madrid [entonces en la Plaza de la Villa] donde recibió la Medalla de Oro de la ciudad; un reconocimiento que le concede el alcalde a todo presidente que visita la capital en una visita de Estado. Lo hizo, además, entre agradecimientos por el apoyo de los rusos al pueblo madrileño que dos años antes había sufrido los atentados del 11-M. "Madrid no olvida la solidaridad del pueblo ruso con las víctimas del terror que irrumpió en la vida de nuestra ciudad una mañana de marzo", señaló Gallardón.

Tras recibir el honor, volvió a reunirse con los Reyes, esta vez, en el Palacio Real. Durante la cena de gala, Juan Carlos I reconoció públicamente la dependencia energética de Europa hacia Rusia, pero en términos de gratitud hacia el país proveedor. Es más, el monarca español reconoció que de la gestión de los recursos energéticos rusos "depende en buena medida la estabilidad política y económica de la región y de parte del continente europeo", tal y como informó El Diario Vasco.

Los Reyes de España junto a Putin y su esposa.
Los Reyes de España junto a Putin y su esposa.
Casa Real

Las últimas horas en Madrid las dedicó a visitar el Senado, a participar en un homenaje en la Plaza de la Lealtad y, por último, a reunirse con el presidente socialista Zapatero en la Moncloa. De nuevo, Putin condenó el terrorismo, esta vez, el islámico. Por un lado, tanto Zapatero como Putin manifestaron su coincidencia en la condena a las viñetas humorísticas de Mahoma que había publicado el diario danés Jyllands Posten.  "Rechazamos todo tipo de provocaciones que conduzcan a las discrepancias de tipo nacional o religioso, cualquiera que sea el aspecto que tengan", señaló el ruso.

También pidió colaboración en la lucha contra el terrorismo, el crimen organizado, el comercio de armas y el tráfico de drogas: "Hemos visto con gran preocupación y dolor los atentados terroristas con los que sufrió tanta gente en España", dijo Putin en relación con el 11-M. Tras ello, España y Rusia firmaron acuerdos contra el terrorismo y el narcotráfico.

Si en 2006 Putin viajó a Madrid como líder contra el terror, en 2022 lo protagoniza. También hay hechos que no cambian: como señaló entonces el rey Juan Carlos I, Rusia era y sigue siendo el principal vendedor de energía para los europeos. Y ambas, la violencia de guerra y la crisis energética, lo están pagando hoy quienes le acogieron y pasearon por en la capital española en 2006. Por eso, desde el Ayuntamiento de Madrid se ha aprobado la retirada de la Medalla de Oro que le entregó el alcalde Gallardón. 

El pasado 29 de marzo, cuando se cumplían 34 días de la invasión rusa en Ucrania, el Pleno de Cibeles debatió la retirada del honor que se le entregó en 2006. Vox se opuso a retirar a Putin la Medalla de Oro de Madrid... pero el resto de grupos sacaron adelante la iniciativa. El actual Gobierno municipal trabaja en dicho proceso, sin marcarse ningún plazo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento