Bucha se convierte en la triste imagen del "genocidio" de Rusia en Ucrania

Un puente sobre una autopista, destruido por los bombardeos en Bucha, Ucrania, en una imagen tomada tras la salida de las tropas rusas de la ciudad.
Un puente sobre una autopista, destruido por los bombardeos en Bucha, Ucrania, en una imagen tomada tras la salida de las tropas rusas de la ciudad.
MYKHAYLO PALINCHAK / SOPA / DPA / EUROPA PRES

Algo más de 26 kilómetros cuadrados y algo más de 28.400 habitantes, entre Irpin y Hostomel, y cerca de Kiev, a cuya región pertenece. Así es Bucha, la ciudad que se ha convertido en el ejemplo perfecto del "genocidio" que está perpetrando Rusia en Ucrania. Así lo ha definido precisamente el alcalde de la capital, Vitaly Klitschko. "Lo que ha sucedido en Bucha y en otras localidades de la región de Kiev solo puede describirse como genocidio. Son crueles crímenes de guerra de los que Putin es responsable", dijo. Mientras, los cadáveres se acumulan en fosas comunes, en los bajos de los edificios o en plena calle. Y la destrucción es total.

"Los cuerpos de personas con las manos atadas, que han sido asesinadas a tiros por soldados rusos, yacían en las calles. Estas personas no estaban en el Ejército. No tenían armas. No representaban ninguna amenaza. ¿Cuántos casos más están ocurriendo ahora mismo en los territorios ocupados?", explicó por su parte el negociador ucraniano, Mijail Polodiak. Ucrania quiere "medidas devastadoras" contra el régimen de Putin ante unas imágenes que retrotraen a lo peor de la guerra de los Balcanes y a los tiempos más oscuros representados por la Segunda Guerra Mundial. En otros tiempos fueron Srebrenica, Gernika, Bagdad, Varsovia o Budapest lo que ahora es Bucha.

Occidente no ha tardado en reaccionar al horror. Estados Unidos asume que tenía razón cuando habló de que Rusia estaba "cometiendo crímenes de guerra en Ucrania" y desde la UE se trabaja ya para "que se inicien las investigaciones" en este sentido después de, califican, "estas atrocidades" contra la población. "Consternada por los informes de horrores indescriptibles en áreas de las que Rusia se está retirando. Se necesita con urgencia una investigación independiente. Los perpetradores de crímenes de guerra tendrán que rendir cuentas", expresó Ursula von der Leyen. Algunos países como Alemania, Italia o el Reino Unido hablan directamente de que Rusia rinda cuentas ante la Corte Penal Internacional.

El ministro de Exteriores ucraniano, Dimitro Kuleba, pide medidas "devastadoras" contra Putin mientras la UE dice estar trabajando ya en nuevas sanciones. Kuleba ha denunciado crímenes masivos del Ejército ruso en Ucrania, incluidos asesinatos, torturas, saqueos y violaciones en las zonas circundantes a Kiev. "Todavía estamos recuperando y buscando cuerpos, pero la factura ya ha llegado a los cientos. Los cadáveres yacen en las calles. Mataron a civiles mientras entraban y salían de estos pueblos y ciudades", ha denunciado en comentarios recogidos por Ukrinform.

"Esta es la realidad de lo que sucede todos los días mientras la brutalidad de Rusia continúa, y es el motivo por el que debe terminar", expresaron desde la Casa Blanca. El desastre, el horror y la muerte se han apoderado de Bucha, una ciudad que entrará en los libros de Historia para describir, como otras lo hicieron en el pasado, la parte más negra de la misma.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento