Portugal marca el paso al tope del precio de la energía y dice que negocia con España un máximo de 180 euros por hora

  • El Ministerio de Teresa Ribera rechaza comentar las declaraciones de su homólogo portugués, pero tampoco las desmiente.
  • Las centrales de ciclo combinado de gas natural con coste por encima de esa cifra recibirían una compensación con fondos europeos o cargo de déficit tarifario.
  • La propuesta llega a dos días de una reunión en Roma entre Sánchez y Costa y a una semana de una Cumbre de la UE crucial para el precio de la luz.
Sánchez reafirma el "compromiso" del Gobierno con el tren extremeño y Costa apoya la conexión de Lisboa con la frontera
El primer ministro portugués, António Costa, y el presidente español, Pedro Sánchez, en una imagen de archivo.
20M EP
Sánchez reafirma el "compromiso" del Gobierno con el tren extremeño y Costa apoya la conexión de Lisboa con la frontera

El Gobierno de Portugal ha abierto fuego en las negociaciones entre los países de la UE para intentar frenar el disparado precio de la luz y ha desvelado que se encuentra negociando con España un precio máximo de 180 euros por megavatio y hora en el mercado diario de electricidad, que este jueves marcará un precio medio de 217,13 euros, bastante por debajo de los desbocados 588 euros a los que se pagó a principios de mes pero todavía muy por encima de lo que hasta este verano y el estallido de la guerra en Ucrania solía ser habitual. El planteamiento incluiría también compensaciones públicas para productores de gas natural por encima de ese precio.

El ministro portugués de Medio Ambiente y Acción Climática, Joao Pedro Matos Fernández, se refirió en el Parlamento de su país a los términos de la propuesta que, dijo, están "negociando con España". Estos dos países forman el mercado ibérico de la electricidad y pagan e mismo precio por ella. El primer punto de la misma es "la imposición de un precio máximo de 180 euros/MWh en el mercado diario e interdiario de electricidad". 

También, que las centrales de ciclo combinado de gas natural con un coste superior a esos 180 euros reciban un "diferencial de coste" que sería sufragado, según expuso Matos Fernández, mediante el Fondo Europeo de Compensación "o, en caso de que sea por financiación nacional, a través del déficit tarifario del sistema eléctrico".

El Ministerio de Transición Ecológica, con el que el que el departamento homólogo portugués estaría manteniendo estas negociaciones, no ha querido pronunciarse este miércoles ni sobre estas declaraciones que llegan desde Lisboa ni sobre el fondo de la cuestión. Tampoco las ha desmentido.

Hasta que no haya un mecanismo para rebajar el precio del gas, el Gobierno español tampoco se aviene a dar una estimación de cuánto se podría ahorrar con respecto a lo que se paga ahora por la energía para generar electricidad. Según el ministro portugués de Medio Ambiente, con el precio máximo de 180 euros la factura mensual de lo que pagan España y Portugal -en una proporción de 75% a 25%- bajaría de 9.200 millones a "cerca de 3.500". Es decir, un ahorro de 5.700 millones, de los que 4.275 millones serían en España.

En caso de que la compensación a las centrales de ciclo combinado con la diferencia de precio fuera a cargo del déficit de tarifa, Matos Fernández apuntó en el Parlamento portugués que el déficit generado sería "mucho menos que los ahorros" por fijar un precio máximo. "Valdrá la pena", dijo, aunque también advirtió de que "hay muchos opositores [a la idea] entre los países europeos".

Al otro lado de la frontera, la vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, no fue tan explícita en una reciente entrevista a El Periódico de España, en la que dijo que "se están evaluando las distintas alternativas". "Puede ser que pongamos un precio máximo al mercado eléctrico. Puede ser que pongamos un precio máximo al gas natural cuando vaya a hacer ofertas al mercado eléctrico. Y puede ser que saquemos definitivamente el gas del mercado eléctrico y se construya un sistema mucho más complicado en el que cada tecnología se retribuye con arreglo a sus costes y rentabilidad", declaró.

Semana clave

La "propuesta" que Lisboa afirma estar negociando con Madrid llega en un momento crucial, a una semana del Consejo Europeo en el que estos dos países esperan que la UE dé luz verde al desacoplamiento del gas del precio total de la energía, que marca el precio más caro que se paga por todo el conjunto. 

También a dos días de que este viernes el presidente español, Pedro Sánchez, se reúna en Roma con los primeros ministros de Portugal, Italia y Grecia -António Costa, Mario Draghi y Kyriakos Mitsotakis, respectivamente-, dentro de la ronda de contactos que ha empezado este miércoles para intentar asegurar un acuerdo europeo en torno a lo que cree es la mejor herramienta para hacer bajar el precio de la luz, desbocado desde hace meses, pero más ahora desde que empezó la guerra en Ucrania.

Sánchez viajará después a Berlín, donde se verá con el canciller alemán, Olaf Scholz, que es más reticente al desacoplamiento que busca España. Por el contrario, en Roma el presidente español encontrará al menos a dos aliados, los dirigentes portugués e italiano.

Por otra parte, el precio máximo es una una opción que apunta la Comisión Europea en su propuesta para la Cumbre de la semana que viene y guarda relación con el "tope" a los precios del gas de los que habla desde hace semanas el Gobierno español.

"Para hacer frente a la situación de emergencia actual, la Comisión estudiará todas las opciones posibles para aplicar medidas de emergencia que limiten el efecto de contagio de los precios del gas en los precios de la electricidad, como el establecimiento de límites temporales de precios", dice el documento que tiene sobre la mesa los Estados miembros de cara al Consejo Europeo del 24 y 25 de marzo. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento