¿Por qué Odesa es tan importante para Putin? Las tres claves que hacen de la "perla del Mar Negro" su gran objetivo

Una pancarta en Odesa pegada a un puesto de control reforzado con bloques de hormigón y sacos de arena
Una pancarta en Odesa pegada a un puesto de control reforzado con bloques de hormigón y sacos de arena
EP

Caminar por Odesa este miércoles es hacerlo entre tensión e incertidumbre; es hacerlo en una ciudad que se blinda para preservar la llamada perla del mar Negro; es pasear entre barricadas y sacos de arena. La portuaria Odesa vive sus momentos más tensos a la espera de lo peor: la llegada de las tropas rusas a esta urbe situada en el suroeste de Ucrania. Este miércoles se han reportado bombardeos desde barcos rusos al pueblo de Tuzly, en la región de Odesa, lo que podría significar el comienzo de la ofensiva por la ciudad.

Hace poco más de una semana, el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, afirmó que las fuerzas rusas se estaban preparando para bombardear la ciudad portuaria, lo que consideró que sería un "crimen histórico". Aunque todo apuntaba que se haría pronto, el complicado asedio de Mariúpol, ciudad costera que todavía sigue cercada, ha podido frenar el envío de refuerzos y unidades rusas a Odesa para completar la invasión de todo el sur de Ucrania.

Ante esta situación, Zelenski decidió reemplazar al gobernador de la ciudad, poniendo al frente a Maxim Marchenko un coronel de una unidad ultranacionalista que participó en los combates en el este de Ucrania en 2014 y que Amnistía Internacional llegó a acusar de abusos contra civiles.

Muchos de los habitantes de Odesa han optado por dejar la ciudad y partir hacia los países más cercanos, como Rumanía o Moldavia, mientras que otros han preferido quedarse, y se preparan ya para una batalla que todavía está por escribir.

1. Negar a Ucrania su acceso al mar

La toma de Odesa es la ultima ofensiva de una operación que busca negar a Ucrania su acceso al mar. Tras hacerse con Jérson, avanzar en toda la costa del mar de Azov (a excepción de Mariúpol) y ocupar parte de la región de Mykolaiv, zona donde los bombardeos se han intensificado en los últimos días, el próximo objetivo es Odesa.

Hacerse con este enclave permitiría también conectar por tierra a Rusia con Crimea, anexionada a la Federación Rusa en 2014 y Transnistria, un Estado autoproclamado en la frontera moldava que es apoyado por Moscú.

2. Un importante puerto comercial marítimo

Las consecuencias en la economía ucraniana también podrían ser notables, al contar Odesa con el puerto comercial marítimo más importante de Ucrania.

El Estado ucraniano es considerado el granero de Europa y su exportación de cereales suponen un importante recurso del que el Gobierno ucraniano obtiene beneficios. Además, otra exportación importante para el economía ucraniana es la producen sus explotaciones mineras. Ambos productos salen en un alto porcentaje a través del mar, y concretamente a través del puerto de Odesa. 

3. Una ciudad con historia

Odesa no solo es la tercera mayor ciudad de Ucrania, sino que tiene un importante componente histórico dentro de la concepción nacionalista ucraniana... y rusa. La ciudad fue fundada por Catalina la Grande a finales de 1700 y a principios del siglo XX se convirtió en el escenario del famoso levantamiento del acorazado ruso Potemkin. El motín de este buque fue considerado uno de los precursores de la revolución rusa de 1917 que acabaría creando la Unión Soviética.

Durante la Segunda Guerra Mundial también sufrió un ataque del Ejército alemán y rumano, dándole a la ciudad el sobrenombre de heroica, por la defensa de sus habitantes. En su historia más cercana, como ocurrió con Donetsk y Lugansk, Odesa también vivió un levantamiento separatista respaldado por Rusia en 2014 para crear un Estado independiente y, aunque finalmente no salió adelante, dejó tras de sí una de las mayores masacres del conflicto ucraniano.

Al menos 40 activistas prorrusos fueron asesinados. Un enfrentamiento entre grupos prorrusos y nacionalistas ucranianos a favor del movimiento del Maidan, donde también participaron grupos neonazis, terminó con el incendio provocado del edificio de la Casa de los Sindicatos, donde se habían refugiado algunos manifestantes. Aquel incidente marcó las protestas en Ucrania y todavía son una herida abierta para la sociedad rusa y ucraniana.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento