El príncipe Carlos reaparece acompañado de la princesa Ana en mitad de la polémica por su fundación

Carlos de Inglaterra, tras superar el coronavirus, en febrero de 2022.
Carlos de Inglaterra, tras superar el coronavirus, en febrero de 2022.
Kirsty O'Connor / GTRES

Ha pasado una semana confinado tras haberse contagiado de coronavirus, pero ya el príncipe Carlos de Inglaterra ha regresado a sus compromisos con la corona. Lo ha hecho, además, arropado por su hermana, la princesa Ana, si bien es cierto que ahora mismo le asaltan tal cantidad de polémicas que su regreso a la normalidad ha sido para el heredero al trono de Isabel II un trámite mientras piensa en cómo solucionar lo que tiene encima.

Porque no solo pensaba en otro de sus hermanos, el príncipe Andrés, y cómo ha resuelto finalmente su demanda por abusos sexuales a Virginia Giuffre, sino en la investigación que le atañe a él directamente. Y todo ello en el palacio de St. James, donde estaba teniendo lugar una recepción oficial en la que se han presentado los Premios Aniversario de la Reina.

Continuamente sonriendo y con buen aspecto, el futuro monarca, que no estaba acompañado de Camila de Cornualles ya que la duquesa anunció su positivo el pasado lunes, ha necesitado el apoyo de su hermana para no sucumbir a la desidia y estar todo el acto con la mente en otra parte en lugar de repartir comentarios y anécdotas con los presentes.

Porque si bien corre el rumor de que él mismo presionó a su hermano, el duque de York, para que aceptase el acuerdo y no fuese a juicio -aunque el dinero hubiese de salir de su madre- y así no manchar más su próximo reinado, desde el miércoles se sabe que la fundación del príncipe de Gales, The Prince's Foundation, va a ser investigada por Scotland Yard.

La organización, que promueve la lucha contra el cambio climático y se muestra a favor del medioambiente y de la cultura y las bellas artes (no por nada el príncipe es pintor de acuarelas), presuntamente aceptó donaciones particulares a cambio de favorecer la concesión de títulos y honores. La investigación se abrió tras la renuncia el año pasado de uno de los más estrechos colaboradores de Carlos, Michael Fawcett.

Por si fuera poco, también hace poco su propio hijo, el príncipe Harry, habría sacado la carta de Mahfouz Marei Mubarak bin Mahfouz, un empresario saudí que vive en el Reino Unido y cuya figura está en entredicho, dado que es la razón por la que The Prince's Foundation ha acabado salpicada. Se rumorea que sería la venganza de Harry por sus comentarios racistas y al que su hijo considera incapaz de reinar.

El nieto de Isabel II habría advertido a su padre sobre este hombre un año antes de que el príncipe de Gales le propusiera para ser nombrado Comendador de la Orden del Imperio Británico, algo que finalmente lograría en 2016. La investigación en curso, además, sigue otras rutas de posibles donaciones millonarias a causas benéficas con la intención de obtener la mencionada distinción, amén de la ciudadanía británica, siendo Carlos de Inglaterra el nexo común de todas ellas.

El príncipe Carlos ya se ha defendido de su supuesta relación con Mahfouz Marei Mubarak bin Mahfouz, explicando que rompió toda relación con este empresario en 2014 y que solo le vio en dos ocasiones. "La Policía Metropolitana ha puesto en marcha una investigación sobre las denuncias del delito en virtud de la Ley de Honores de 1925, que previene abusos de poder de este tipo", se puede leer en el comunicado de la Met de Scotland Yard.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento