Entrevista | Raúl Fuentes: "Lo principal no es la voz, es el talento"

  • El cantante lanza 'Perdona que te diga', una canción que sobre esas relaciones sentimentales que acaban en pesadilla.
El cantante Raúl Fuentes.
El cantante Raúl Fuentes.
S.O.

Raúl Fuentes sigue conservando su imagen aniñada, pero, aunque dice que conserva la ingenuidad de cuando rozó la gloria gracias al disco Sueño su boca, han pasado más de dos décadas desde entonces y nada es igual. Acaba de lanzar Perdona que te diga, una canción que versa sobre esas relaciones sentimentales que acaban en pesadilla.

¿Le canta al desamor por propia experiencia? No te quepa la menor duda. Solo tienes que ver que tengo cuarenta y siete años y estoy más solo que la una. Sigo creyendo en el amor romántico y puede que ese sea mi gran error.

Igual tiene que dejar de cantarle para atraerlo. En muchos de los temas de mi repertorio hablo de amor porque es el motor que mueve el mundo. Sin amor no hay nada, ni siquiera música. En cualquier caso, cuando lanzas una canción nueva no lo haces con ningún objetivo claro, lo buscas por esencia o porque te gusta, porque te sientes realizado o porque te hace viajar a algún instante.

¿Hay música para cada momento? Por supuesto, la música siempre va unida a recuerdos, a momentos clave. Muchos seguidores me dicen que algunos de mis temas más conocidos les transportan a la infancia y eso me hace muy feliz. Todos vinculamos canciones a experiencias o personas. En mi caso debo decirte que tengo canciones que me hacen recordar momentos junto a mis amigos, a mi familia o teniendo sexo.

¿El sexo con música suena mejor? ¡El sexo es música para los cuerpos! Eso sí, hay que dejar claro que en el sexo no solo suenan las canciones que te gustan, hay muchas que tienen ritmos o arreglos musicales que no son a los que estás acostumbrado o los que te hacen bailar mejor.

"El sexo es música para los cuerpos"

Hay canciones que suenan en ese momento que son para olvidar… Estoy de acuerdo, algunas son terroríficas. Y también hay otras que se te meten en la cabeza y te martillean sin que tú quieras, que te acompañan y no sabes muy bien por qué sucede. Incluso en el peor de los escenarios, la música me hace muy feliz.

¿Aunque siempre le recuerden el estribillo de Sueño su boca? Esa canción me hizo muchos favores y me abrió muchas puertas, así que le estoy muy agradecido. No me molesta, en absoluto, que la gente me la pida en los conciertos ni que cuando vaya a alguna entrevista me hablen de ella. Cuando estoy en un escenario y suenan los primeros acordes de la canción, el público se viene arriba y me siento muy querido.

¿Ha cambiado mucho desde aquel éxito? Más que cambiarme creo que he madurado y he experimentado dentro de la música y del espectáculo. Cuando miro hacia atrás veo que he tenido mucha suerte. Pese a la montaña rusa que es esta profesión, sigo disfrutando mucho. Y lo mejor de todo es que la ingenuidad de aquel crío de 25 años sigue intacta.

No creo que sea usted tan ingenuo… Sí, podría decirse que soy ingenuo forzosamente. Intento conservar la ingenuidad porque necesito seguir creyendo que todo el mundo es bueno y que la gente cuando te propone o hace algo es porque tiene una intención positiva, de lograr un buen objetivo.

"Soy ingenuo forzosamente, necesito creer que todo el mundo es bueno"

¿Y no se lleva así más decepciones de las que debería? Con esta filosofía de vida me doy muchos golpes contra el suelo. No obstante estoy en un momento de mi vida que busco sentirme zen y que las preocupaciones sean las justas. No puedo vivir pensando que hay gente mala a mi alrededor. Necesito sentir que cada día va a salir el sol.

¿Y si no sale? Abro un paraguas. También se puede bailar y cantar bajo la lluvia. Hay días oscuros en los que intento buscar el lado más positivo e intento aprender de todo lo negativo que me ocurre aunque luego siga pasándolo mal.

¿Tan mal como para dejar la música? He tenido momentos de bajón, de no saber cómo dirigirme o cómo enfocar mi siguiente trabajo. Eso sí, aunque haya tenido o vaya a tener momentos muy duros, sé que esto es lo que verdaderamente disfruto. Tengo la suerte de ser feliz con mi profesión, por lo que tengo que cuidarla y mimarla.

¿Qué piensa usted de los concursos de talentos musicales? Me parecen una gran plataforma, yo he participado en algunos. El único problema son los juguetes rotos que quedan después de los concursos. Las expectativas que se crean algunos no se pueden cumplir. Y no es solo por una cuestión de voz.

¿No es lo más importante para triunfar? Lo principal no es tener voz, es tener talento. Hay gente que con apenas un hilito de voz consigue encandilar al público y otros que cantan como dioses pero no trascienden.

No es el caso de Chanel, la próxima representante de España en Eurovisión, ¿qué le parece toda la polémica? Chanel es una fiera en el escenario, estaré viéndola y apoyándola, pero el tema que lleva no está a su altura porque ella es maravillosa, sabe bailar, sabe posar. Esa canción no le merece.

¿Le hubiera gustado otra alternativa? A mí me habría gustado que hubieran ido las gallegas o Rigoberta. Ambas propuestas me parecen más originales, sin entrar en el mensaje de ninguna de las tres opciones. A nivel eurovisivo creo que tendrían más posibilidades Terra o Ay mamá.

"La canción que Chanel lleva a Eurovisión no está a su altura"

Lo dice porque usted también se presentó a una preselección, ¿lo volvería a hacer? No digo de esta agua no beberé, pero ya han pasado veintidós años desde entonces y quizás es mejor que se presenten otros artistas. De cualquier manera, no me lo planteo hasta que no llegue el momento y tenga una canción adecuada porque si no las críticas pueden ser demoledoras.

¿Las sufre mucho? He vivido situaciones incómodas en las redes sociales. He sufrido acoso, pero el tiempo me ha ayudado a relativizarlo.

"He sufrido acoso en las redes sociales"

Además de cantante también ha ejercido como jurado en varios programas de la televisión autonómica de Castilla la Mancha, ¿cómo fue la experiencia? Es un trago que todos los artistas deberían pasar en algún momento porque te das cuenta de lo frágiles que somos artistas, de lo que pueden hacerte los nervios, de lo que supone tener un mal día.

Que se lo digan a los jueces de Tu cara me suena, ¿no se atrevería a participar? ¡Me encantaría! Me parece que es un formato maravilloso. Sacar a gente tan conocida de la zona de confort me parece muy divertido. Poder ver a una persona que tienes encasillada dentro de un estereotipo, es fantástico. Se valora mucho quien sabe, quién puede y quién quiere.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento