Retiran la campaña antiabortista de las marquesinas de Murcia

  • La Asociación Católica de Propagandistas colocó 260 carteles en marquesinas y estaciones de Metro de 33 ciudades.
Imagen de la campaña antiabortista.
Imagen de la campaña antiabortista.
EFE

La empresa que gestiona la explotación de soportes publicitarios en Murcia, JCDecaux, ha retirado este viernes la campaña promovida por una asociación antiabortista que anima a rezar ante las clínicas donde se practican interrupciones voluntarias del embarazo. El Ayuntamiento de Murcia requirió el jueves a la empresa que quitara los carteles de la campaña impulsada en una treintena de ciudades españolas por la Asociación Católica de Propagandistas con el lema "Rezar frente a una clínica abortista está genial".

Tan solo 24 horas después, ha confirmado la concejala de Igualdad y Juventud, Teresa Franco, los carteles ya han sido retirados de marquesinas y mupis, un gesto que el Consistorio ha agradecido a la empresa a través de sus redes sociales de internet. "Estamos muy contentos de que JCDecaux haya recogido el guante y haya entendido que este tipo de campañas van en contra de los derechos de las mujeres y vulneran su capacidad de decisión", ha explicado Franco.

Ha considerado "una pena" que haya asociaciones que todavía ejerzan esta "forma de violencia hacia las mujeres criminalizando un derecho como es la capacidad de decidir si ser madre o no". Abortar, ha dicho, es una decisión dura para las mujeres que deciden tomarla, pero es también "un derecho recogido en la legislación española, por lo que es "detestable y penoso" que haya quienes traten de poner la interrupción voluntaria del embarazo en el plano de los delitos y no en el de los derechos.

La Asociación Católica de Propagandistas colocó 260 carteles repartidos en marquesinas y estaciones de Metro de 33 ciudades de España que muestran desde este miércoles un "provocador mensaje" ejerciendo de "altavoz contra las próximas reformas de la ley del aborto y del Código Penal", según cuentan en su web.

Polémica en Madrid

Por su parte, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha defendido mantener la publicidad contra el aborto en las marquesinas de la ciudad que ha instalado esa asociación católica porque considera que al Ayuntamiento no tiene competencia para juzgar la opinión del anunciante y cree que debe prevalecer la libertad de expresión.

Así se ha expresado el regidor madrileño en una carta dirigida a la portavoz del PSOE en el Ayuntamiento, Mar Espinar, ya que la socialista le pidió, también por carta, que diera la orden de retirar estos carteles al considerarlos "una publicidad envenenada y una manifestación edulcorada de fanatismo".

Además, en la misiva Martínez-Almeida ha dicho que al Consistorio "no le compete juzgar si la opinión que defiende el anunciante es moralmente reprochable o deseable, sino si los madrileños que defienden una postura semejante tienen derecho a poder expresarla en libertad, tal y como la Constitución concede".

En este sentido, el alcalde ha dicho que Madrid es una ciudad que se caracteriza "por su alto grado de tolerancia y libertad", y ha añadido que esta libertad "es un camino de doble sentido" por lo que ha zanjado que no se puede tolerar "que algunos sectores impongan sus ideas sobre la libertad de los demás, y en ese sentido el posicionamiento político que defiende el anunciante es, al menos, tan respetable como el que se opone frontalmente a él".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento