Casas subastadas en España: puedes ahorrar hasta un 30%

VIVIENDA, MERCADO INMOBILIARIA, SE VENDE, SE ALQUILA
Imagen de archivo de un edificio de viviendas.
EUROPA PRESS

Emprender el proceso de compra de vivienda es todo un reto en el que entran numerosos factores, pero uno de los principales es el precio. No obstante, existe un método que te puede hacer ahorrar un buen dinero, aunque no exime de grandes riesgos también: las subastas.

Tal y como recoge el portal Fotocasa, las viviendas que se compran en una subasta pueden ser hasta un 30% más baratas que las que se compran y venden por los métodos tradicionales.

Las casas subastadas son el resultado de un proceso judicial que da comienzo cuando una persona no puede hacer frente al préstamo de la hipoteca. La casa se confisca y se pone en venta para saldar parte de la deuda. El valor mínimo para sacar una vivienda a subasta debe ser del 70% para que el deudor recupere la mayor cantidad posible y devuelva menos al acreedor. Eso sí, es importante saber que en algunos casos, el ganador de la subasta puede llegar a hacerse cargo también de todas las cargas previas si las tuviera y que no existe posibilidad de ver el inmueble con carácter previo.

Hay dos formas de acceder a una subasta de viviendas: a través de empresas especializadas o a través del BOE.

Si se hace a través del BOE hay inconvenientes como que la información que se suministra es limitada. En cambio, cuando lo llevan a cabo empresas especializadas, la información es más completa: descripción, ficha del catastro, nota simple, fotos, contrato de alquiler en caso de que haya, cargas tributarias, gastos de comunidad…

Además, el Consejo General de Procuradores de España (CGPE) lanzó en 2016 una plataforma para comprar inmuebles y pujar en subastas.

Para participar en una subasta de casas simplemente hay que ser una persona física o jurídica, hay que entrar en la página del BOE utilizando el certificado digital o a través del sistema Cl@ve de la administración electrónica. En cuanto a las plataformas especializadas hay que registrarse siguiendo sus pautas.

La puja comienza cuando se publica el anuncio y la subasta dura 20 días, durante los cuales los interesados deben hacer una oferta y depositar una fianza, que suele ser del 5% del valor de la vivienda.

Tras los 20 días, se comunica cuál ha sido la mejor puja y en los 20 días siguientes hay que abonar la cuantía restante, el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, además de liquidar los honorarios del registrador y notario.

Si el ganador se echa atrás pierde la fianza depositada, pero los perdedores de la puja sí recuperan ese dinero. 

Además del menor coste, la subasta podría tener alguna otra ventaja como que no existen posibilidades de fraude, hay que realizar menos trámites y la posibilidad de financiar la compra siempre y cuando pueda realizarse una tasación sobre el inmueble, aunque no siempre es posible, ya que no siempre se puede realizar la visita sobre la vivienda.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento