Así lo manifestó el secretario general del Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid, Salvador Victoria, quien aseguró que la emisión de esta televisión local de Vallecas por el mencionado canal es un "hecho de la máxima gravedad, contra la libertad de expresión y contra la legalidad vigente en nuestra Comunidad Autónoma".

En su opinión, Tele K, canal de televisión local cuyo director es presidente de la Asociación de Televisiones Locales de Madrid, ha producido hoy "un acto de piratería en las ondas" al ocupar, "de forma ilegal e intencionada", el canal por el que laOtra emitía analógicamente en pruebas.

Por ello, instó al Ministerio de Industria a que "actúe con celeridad, con rapidez", pues, recalcó, "con la Ley en la mano, Telemadrid estaba emitiendo su segundo canal".

Salvador Victoria también pidió al ministro de Industria, José Montilla, y al secretario general de los socialistas madrileños, Rafael Simancas, que procedan "de forma inmediata" a la condena de este acto "que atenta contra la libertad de expresión" y "tomen la postura oportuna en favor del Derecho y en favor de la Ley".

La versión de Tele K

La televisión local defiende que su funcionamiento está amparado por la Disposición Transitoria de la Ley de Televisión Local y considera que la ocupación del canal 40 del UHF, por Telemadrid, es ilegal.

Invocan el principio de igualdad ante la ley y señalan que al mismo tiempo que la Comunidad ha abierto expedientes de cierre a 21 televisiones locales por emitir sin licencia, se erige en el principal infractor promoviendo las emisiones de laOtra sin la preceptiva autorización del Ministerio de Industria.

Tele K reivindica "el derecho fundamental a la libertad de expresión", motivo por el que resistirán "la pretensión del gobierno regional de privarnos del espectro radioeléctrico para sustituir a las actuales televisiones locales por una red pública y privada de emisoras al servicio de los intereses del Partido Popular", añaden.

El canal Tele K esta considerado una de las emisoras de televisión local más antiguas de Madrid, ha desarrollado una intensa labor a favor de Vallecas durante los últimos 12 años y concurrió a una las licencias de televisión digital terrestre de la Comunidad de Madrid, sin resultar adjudicataria, lo que podría suponer su cierre en un plazo de seis meses