Edward Rutherfud: "Casi todo lo que ocurre hoy con China deriva de su desastroso encuentro con Occidente"

Edward Rutherfurd
Edward Rutherfurd
(c)David Livshin / CEDIDA POR ROCA EDITORIAL

Edward Rutherfurd (seudónimo literario de Francis Edward Wintle, Salisbury, Reino Unido, 1948) ha novelado la historia de Londres, de Nueva York, París, Rusia o Irlanda y ahora le ha tocado a China. Sin embargo, por primera vez una novela suya no recorre casi toda la historia de un país o una ciudad sino que se ha recluido en un único siglo. En China (traducción de Dolors Gallart, Roca Editorial, 2021), el escritor inglés ha construido con su habitual estructura de novela-río, donde varias familias ficticias viven y recorren la historia el convulso siglo XIX del gigante asiático.

Pero ese siglo es largo y sumamente interesante, además de estar enraizado íntimamente con el presente en el que vivimos. A Rutherfurd le da para mostrarnos desde la perspectiva británica y china las Guerras del Opio, la rebelión Taiping, el reinado de la emperatriz Cixí y el levantamiento bóxer, entre otros muchos eventos.

¿Por qué esta novela sobre China solo ocupa un siglo? Si no me falla la memoria es su novela que menos espacio temporal abarca...  He estado fascinado por China desde mi adolescencia y me he preguntado si podría escribir una novela sobre ese país durante treinta años. La historia de China es larga. Pero al ser testigo de los eventos de la última década, me pareció que casi todo lo que sucede en China hoy en día realmente deriva de su desastroso encuentro con Occidente en el siglo XIX, cuando Gran Bretaña impuso el opio a su gente y se apoderó de sus puertos, y las potencias coloniales le quitaron territorio. 'El Siglo de la Humillación', lo llaman los chinos. Sentí un imperativo moral al contar esta historia de malentendidos mutuos y mala habilidad política, y aprendí mucho de ella.

Y la historia ofrece todo lo que un novelista podría desear: un lugar exótico, una antigua cultura confuciana, mercaderes británicos codiciosos, misioneros bien intencionados, un mandarín honesto que acaba corrompido, un guerrero manchú que se convierte en coleccionista de arte, un pirata idealista, una pobre campesina convertida en concubina, una chica que tiene los pies atados para conseguir un marido rico, un eunuco de palacio casado, y tras las puertas cerradas de la Ciudad Prohibida, la misteriosa Emperatriz Dragón, que gobernó el país durante cincuenta años. Creativamente, había querido durante mucho tiempo contar una historia con más caracterización y estructura dramática, y China era una oportunidad maravillosa.

Cuadro de Edward Duncan donde se muestra una batalla naval entre buques británicos y juncos chinos durante la Primera Guerra del Opio (1839_1842)
Cuadro de Edward Duncan donde se muestra una batalla naval entre buques británicos y juncos chinos durante la Primera Guerra del Opio (1839_1842)
MIT / WIKIMEDIA

China es, sin mucha duda, la ambientación culturalmente más diferente de los temas sobre los que ha escrito, ¿ha sido difícil? Sí. Y aunque había estado estudiando por puro placer durante treinta años, abordé este libro con temor. Tenía maravillosas fuentes académicas, memorias detalladas y ayuda de profesores. Pero no podría haber emprendido este proyecto sin la ayuda de amables amigos chinos que me guiaron y leyeron mis borradores.

De todos los personajes de esta novela, solo uno esta narrado en primera persona y es uno muy particular... Amo escribir en primera persona. Uno puede mostrar más sobre un personaje y transmitir todo tipo de información sutil de esa manera. En el caso de Uña Lacada, el eunuco de palacio, también hubo una razón técnica para elegir una voz en primera persona.

Existe una gran incertidumbre sobre lo que sucedió en la Ciudad Prohibida durante el largo gobierno de la Emperatriz Viuda Cixi. Nadie sabe realmente lo que estaba en su mente o lo que hizo. Un excéntrico erudito llamado Backhouse afirmó tener información privada y escribió un relato que durante décadas fue fuente de muchos libros de historia. Luego fue denunciado como un fraude. Hoy en día no estamos seguros de qué partes de su relato pueden ser verdaderas y cuáles inventadas. Entonces, ¿cómo podría contar la historia de la corte china en mi libro? Tenía un eunuco de palacio, un eunuco inusual en el sentido de que tuvo esposa e hijos antes de ser castrado voluntariamente -había descubierto que esa situación existió realmente-, que cuenta su propia historia desde el interior del palacio. Todo se basa en eventos que conocemos, pero hay ocasiones en las que no podemos estar seguros de si él está inventando cosas. Se enamora de la emperatriz y da su propia explicación de su conducta y motivos. También expresa sus sentimientos sobre el saqueo y la quema del Palacio de Verano por parte de franceses y británicos en el momento de la segunda guerra del opio, sentimos la indignación que siguen sintiendo muchos chinos hasta el día de hoy.

Creo que Uña Lacada es el personaje más exitoso y completo que he escrito en mi carrera hasta ahora; y espero que mis lectores también lo disfruten.

Primer puesto para los chinos, aunque comparten su privilegiada posición. Son 55 monumentos como la Ciudad Prohibida (en la foto), la Gran Muralla o el Palacio Potala, entre otros.
Ciudad Prohibida (en la foto) de Pekín.
Pixabay/PublicDomainPictures

El comercio del opio es uno de los principales temas de la novela. ¿Fue el Reino Unido el equivalente a un narco estado en el siglo XIX? Intento ser justo y no hago "buenos y malos" en mis novelas. La venta de opio a los chinos, a punta de pistola, era claramente inmoral. Tuve que hacerme esta pregunta: ¿Por qué un comerciante ordinario podría involucrarse en el comercio del opio? Una vez que haces ese tipo de pregunta desde una mirada humana, el mundo se vuelve mucho más interesante.

Resulta que el impulso de ese comercio fue el ansia británica por el té, que en esos días venía de China. Los chinos insistieron en que el té se pagara en plata, que en ese momento escaseaba. Entonces los comerciantes descubrieron que los contrabandistas chinos les pagaban en plata por el opio. Pronto este comercio, ilegal en China pero no en alta mar, se hizo enorme y los británicos pudieron comprar todo el té que quisieron. ¿Y por qué se involucró el personaje del comerciante británico de mi libro? Porque estaba enamorado de una chica escocesa de alta cuna cuyo padre solo lo consideraría si tuviera el dinero para comprarle una finca. Necesitaba hacerse rico rápidamente. Como todos los demás del lado británico, justificó el comercio diciendo que el opio era medicinal y que solo era malo si se consumía demasiado. Como el alcohol hoy. ¡Tanto se engañó a sí mismo que incluso le pidió a Dios que lo ayudara en su empresa! Pero también provocó indirectamente dos guerras y el colapso del imperio chino. Ese es el tipo de historia humanizada y matizada que intento presentar en mis novelas.

La rebelión de Taiping destruyó el valle del Yangtze. Murieron millones de personas. 

Las guerras del opio, la rebelión Taiping, el levantamiento bóxer... Tres conflictos que narra en su novela y que son bastante desconocidos en Occidente. Sorprende, especialmente en el caso de una guerra tan brutal como la Taiping. ¿Occidente está tan encerrado en sí mismo? Creo que sí. Sospecho que en los días de los grandes imperios coloniales, cuando una gran cantidad de personas iban a trabajar y servir en tierras lejanas, la gente pudo haber sido más consciente del mundo exterior. Prejuiciados quizás, pero más conscientes. Hoy en día, la gente viaja más en vacaciones, pero no creo que necesariamente sientan curiosidad por otras culturas más allá de la suya.

La rebelión de Taiping destruyó el valle del Yangtze. Murieron millones de personas. Arruinó financieramente a la China imperial. Y diría que es una de las varias razones por las que el gobierno de China hoy tiene un miedo tan arraigado al caos en su estado.

China, de Edward Rutherfurd
China, de Edward Rutherfurd
ROCA EDITORIAL

El historiador Pierre Villar decía que "la Historia debía enseñarnos, en primer lugar, a leer el periódico" ¿Cree que su historia de China puede ayudarnos a entender el periódico de hoy? Agregaría a esa idea, como dije una vez en una clase en una academia militar, la siguiente: "La historia es reconocimiento". Y podría alterar ligeramente el dicho de Villar y sugerir que "la historia debe enseñar a nuestros gobernantes a leer un periódico".

Pongo un ejemplo. La rebelión de Taiping fue dirigida por un hombre que inventó su propia y extraña versión del cristianismo, dijo que era el hermano menor de Jesucristo y creía que Dios quería que derrocara al emperador chino. Pidió ayuda a los británicos; y como los británicos estaban en desacuerdo con el emperador y suponían que este hombre era cristiano, se sintieron tentados a aceptarlo. Usaron dos argumentos. En primer lugar, "el enemigo de mi enemigo es mi amigo". En segundo lugar, para usar la lengua vernácula de hoy, "si el emperador es un mal tipo, entonces el hombre que intenta derrocarlo debe ser un buen tipo". ¿Suena familiar hoy? El hecho de que el oponente de un "chico malo" puede ser simplemente otro tipo de "chico malo" a menudo se pasa por alto.

Ciertamente espero que mi historia ayude a los lectores a comprender lo que realmente estaba sucediendo y tal vez a sacar algunas conclusiones generales propias.

El 'Siglo de la Humillación' y eventos como la quema del Palacio de Verano son recuerdos vívidos hasta hoy y han hecho que los gobiernos chinos sospechen de las intenciones occidentales

¿Y entenderán los lectores de hoy más sobre la China actual tras leerle?Absolutamente. El 'Siglo de la Humillación' y eventos como la quema del Palacio de Verano son recuerdos vívidos hasta el día de hoy y han hecho que los gobiernos chinos sospechen de las intenciones occidentales. Y la mayor conclusión que sacaron los chinos, desde el siglo XIX, fue que debían adquirir la tecnología occidental superior, a toda costa, para preservarse a sí mismos y a su cultura.

¿La novela histórica es útil para enseñar Historia? ¿O peligrosa? Debido a que las novelas, y las películas aún más, llegan a una gran audiencia, pueden ser muy influyentes. El efecto es insidioso porque la gente está siguiendo la historia y aceptará el trasfondo histórico sin crítica. Simplemente supondrán que es correcto. En los años treinta, ciertos novelistas entrelazaron sus relatos con actitudes antisemitas -John Buchan fue acusado de esto-, muy posiblemente sin siquiera darse cuenta de sus prejuicios. Los novelistas históricos deben pensar con mucho cuidado sobre lo que escriben, y esa es una carga de la que no podemos escapar.

Pero sí, las novelas históricas son una forma maravillosa de transmitir la historia. Y yo voy más lejos. Siempre insto a los estudiantes de historia a que intenten escribir una historia corta ambientada en el período que están estudiando. Hace que uno se haga todo tipo de preguntas sobre lo que la vida diaria era realmente  - las vistas, los olores, la política y la moral-, escribir hace que se pregunten qué tendrían que afrontar sus personajes y, sobre todo, responder a una cuestión fundamental, "si hubiera estado viviendo entonces, ¿qué habría hecho?"

El pasado que describe, esas tensas relaciones entre China y Occidente, ¿siguen siendo una rémora hoy, que el país asiático es una superpotencia?  En primer lugar, como hemos comentado en las preguntas anteriores, la humillación del siglo XIX ha dejado profundas cicatrices en China. Añadiría que el recuerdo de la ocupación japonesa en la década de 1930, dejó un trauma adicional. Y debe ser que el caos de la Revolución Cultural más recientemente habría agregado a el miedo del gobierno al desorden.

En segundo lugar, una de las claves de la diplomacia, o de cualquier negociación comercial, es comprender el punto de vista de la otra parte. Es mucho más probable que uno persuada a alguien hacia un curso de acción si uno tiene alguna apreciación de su historia, sus miedos y sensibilidades.

Tras narrar el siglo XIX chino, ¿seguirá con el XX? Creo que hay una gran novela sobre la China del siglo XX por escribir, pero estará mejor realizada por un escritor de allí que lo haya vivido. La China imperial y sus choques con las potencias colonial suponían un caso diferente que creía poder abordar. Me encantaría escribir una gran novela sobre el Shangái de los años 20 y 30 del siglo XX, pero es una empresa demasiado grande. ¡Y estoy cansado! ¡Otros puede hacerlo! Mi próxima novela estará ambientada en otro lugar. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento