Polémica en el Congreso: PSOE, UP y sus socios piden medidas contra algunos periodistas y el PP les acusa de censura

  • Los grupos del Gobierno y sus socios remiten un escrito a la Secretaría General del Congreso para quejarse del "comportamiento" de determinados informadores.
  • Casado acusa a los partidos firmantes del escrito de "señalar a periodistas y coartar la libertad de expresión". Arrimadas pide "respeto a la libertad de prensa y a la democracia".
  • La Asociación de la Prensa de Madrid reclama "respeto mutuo" para "favorecer el ejercicio de la libertad de expresión y el derecho de los ciudadanos a recibir información"
La presidenta del Congreso, Meritxell Batet.
La presidenta del Congreso, Meritxell Batet.
EFE

PSOE y Unidas Podemos remitieron este miércoles un escrito a la Secretaría General del Congreso de los Diputados para pedir "medidas" contra algunos periodistas que, a su juicio, "generan un clima de tensión" con su "comportamiento". Varios grupos que habitualmente apoyan al Gobierno –como ERC, PNV, EH Bildu, Más País, Compromís y Nueva Canarias–, además de otras formaciones independentistas y nacionalistas –Junts, PDCat, CUP y BNG–, respaldaron asimismo esta petición. La oposición, en cambio, les acusa de intentar censurar a los medios de comunicación.

En el citado documento, que firman los responsables de comunicación de los grupos parlamentarios en su propio nombre y en el de sus respectivas organizaciones políticas, se acusa a "algunas personas acreditadas en la Sala de Prensa del Congreso" de convertir las ruedas de prensa en "careos ideológicos" y de cometer "faltas de respeto" hacia el personal de los grupos.

Esa actitud, sostienen, rompe "el clima de cordialidad y decoro" con acciones que "no se corresponden con el código deontológico ni con los principios de actuación acordados por los y las profesionales del ramo", por lo que piden al Congreso que actúe para "restablecer el buen funcionamiento de las ruedas de prensa en el Congreso, sin poner en riesgo la libertad de información y el buen clima en la sala de prensa que, desde siempre, se venía produciendo".

Fuentes de los grupos parlamentarios consultadas por 20Minutos sostienen que no se trata de "excluir" a medios, sino de garantizar que actúan con "respeto" y que todos los periodistas "conviven" con el resto. "Las faltas de respeto son constantes", sostienen. Lo que ninguna de las fuentes se atreve a precisar es cuál debería ser la solución.

Ambiente tenso

En las últimas semanas se han vivido algunos momentos inusuales en la sala de prensa del Congreso. Algunos portavoces han rechazado contestar a las preguntas de determinados medios. Es el caso de Gabriel Rufián (ERC), que habitualmente se limita a responder "no participamos de las burbujas mediáticas de la ultraderecha" a las cuestiones que le plantean algunos informadores, pese a estar debidamente acreditados por el Congreso. En una ocasión, también rechazó responder Pablo Echenique (Unidas Podemos). 

Entre las quejas que trasladan desde los partidos firmantes, se critica que  periodistas, por ejemplo, han repreguntado a los portavoces con una insistencia inusual. No es infrecuente que un informador repregunte a un político si la primera respuesta que éste le ofrece no le satisface, pero hasta esta legislatura era poco habitual continuar con una suerte de "debate". También se han vivido episodios en los que un periodista a quien no se le había dado la palabra ha interrumpido una rueda de prensa para plantear la pregunta.

La oposición denuncia censura

Tras conocerse el escrito remitido por los citados partidos a la Secretaría General del Congreso, el líder del PP, Pablo Casado, acusó al PSOE de "unirse a Bildu para señalar a periodistas y coartar la libertad de expresión", y prometió defender la "libertad de prensa y de información frente a los ataques de este Gobierno radical". "Sánchez y sus socios no solo quieren reescribir la Historia con una ley de Memoria Democrática que vulnera derechos como la libertad ideológica y de expresión, también quieren decidir quién cuenta lo que ocurre en el Congreso", denunció, por su parte, la portavoz popular en la Cámara baja, Cuca Gamarra.

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, se hizo eco de este escrito en un tuit donde añadió que "los políticos no deciden qué periodistas deben entrar o no en el Congreso" –aunque los grupos firmantes no piden expresamente vetar a ningún medio– y criticó a los portavoces que no responden a determinados informadores al afirmar que su "obligación" es "responder a todos los debidamente acreditados". "Se llama respeto a la libertad de prensa y a la democracia", zanjó.

"Lo grave no es que decidan quiénes son demócratas. Lo gravísimo es que firman quienes hoy gobiernan España. Y están exigiendo que se prohíba el derecho a trabajar", añadió, por su parte, Macarena Olona (Vox).

Por otra parte, la Asociación de la Prensa de Madrid lanzó un llamamiento "a periodistas y políticos para que desarrollen sus relaciones en un clima de respeto mutuo". La APM defendió que los periodistas acreditados ante el Congreso "tienen el derecho a hacer, de manera respetuosa, las preguntas que atañen a la actividad de los políticos". A la vez, la asociación trasladó que los políticos "tienen derehco de no hacer comentarios, si así lo consideran oportuno, a las preguntas que les sean formuladas". Eso sí, dejó claro que "en ningún caso ese derecho les faculta para hacer descalificaciones dirigidas a los periodistas o a los medios a los que representan".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento