El Gobierno renuncia a imponer cuotas de contenidos en catalán a Netflix y HBO y ERC se descuelga de la Ley Audiovisual

Calviño augura que España será "uno de los motores de crecimiento" en 2022
La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño.
20M EP
La nueva Ley Audiovisual equipara las obligaciones para TVs y plataformas.
EFE/Juan Carlos Hidalgo

La imposición de una cuota del 6% de contenidos en lenguas cooficiales en "todas" las plataformas audiovisuales fue uno de los acuerdos clave que selló el PSOE con ERC para que los republicanos votasen a favor de los Presupuestos Generales del Estado de 2022, que fueron aprobados la pasada semana en el Congreso. Sin embargo, este punto solo será de obligado cumplimiento para las plataformas radicadas en España (Filmin, Atresplayer o MiTele, entre otras), quedándose fuera las grandes, como Netflix o HBO, según admitieron este martes fuentes del Gobierno. Tras horas de polémica, ERC amenazó al Ejecutivo con torpedear las Cuentas en el Senado y con no aprobar la nueva ley si las plataformas extranjeras quedan exentas de establecer la cuota de contenidos en catalán, euskera o gallego.

La polémica comenzó en la mañana de este martes, cuando fuentes gubernamentales reconocieron que Netflix o HBO quedaban fuera de la obligación de incluir un 6% de contenidos en lenguas como el catalán, el gallego o el euskera. La puntualización llegó después de que se aprobase en el Consejo de Ministros la nueva Ley Audiovisual, de la que la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, dijo que consagra un "buen equilibrio" entre el impulso a la industria audiovisual, la promoción de España como hub audiovisual y la protección a las lenguas cooficiales, "una de nuestras fortalezas desde el punto de vista cultural".

Las mismas fuentes detallaron que la renuncia a establecer cuotas mínimas de idiomas a plataformas radicadas fuera de España se debía a que una directiva europea no lo permitía. "Se aplica el criterio de país de origen", añadieron dichas fuentes. Así las cosas, únicamente las plataformas españolas -como Atesplayer o Filmin- estarían obligadas a que al menos el 30% de los contenidos que ofrezcan sean de producción europea. De ese porcentaje, al menos la mitad -el 15% del total- tendrá que ser producción española. Y al menos un 40% de esa mitad -es decir, el 6% del total- deberán ser producciones en catalán, gallego o euskera. Las mismas fuentes aseguraron que ERC era conocedor del cambio con el que nacía el texto y que descafeinaba el acuerdo firmado.

En una rueda de prensa que otorgó por la mañana el portavoz de los republicanos, Gabriel Rufián, había asegurado conocer "bastante bien el texto que el Gobierno" iba a aprobar en el Consejo de Ministros y rechazó referirse a "plataformas concretas" que quedaban exentas de la obligatoriedad de fijar un 6% de contenido en lenguas oficiales. Además, aseguró que el pacto alcanzado con el PSOE era "de mínimos" y añadió que intentarían "mejorar" el texto con enmiendas. 

La semana pasada, cuando Rufián anunció el acuerdo sellado con el Gobierno, aseguró que esa exigencia sería para "todas" las plataformas. "La obligatoriedad de incluir una cuota en lenguas cooficiales del 6% del contenido ofertado en todas y cada una de las plataformas audiovisuales", dijo el pasado 23 de noviembre.

Finalmente, ERC convocó otra comparecencia a última hora de la tarde de este martes. En dicha rueda de prensa, Rufián supeditó el voto afirmativo de su formación a la nueva ley, que sí incluirá la obligatoriedad de que las compañías de vídeo bajo demanda -nacionales o internacionales- contribuyan a financiar la radiotelevisión pública, a que se establezcan cuotas obligatorias también para las plataformas extranjeras. Además, también aseguró que el PSOE se comprometió a que ERC fuera el único grupo con el que negociar la ley, por lo que asumió que su voto será clave. En este punto, dejó la puerta abierta a que los socialistas pudieran pactar el articulado con el PP, pero insinuó que eso supondría perder el apoyo de sus 13 diputados en el Congreso, clave en la vida parlamentaria del Gobierno.

Asimismo, Rufián también dejó entrever que en caso de no conseguir que Netflix o HBO realizaran un 6% de su contenido en idiomas cooficiales podrían dificultar la tramitación de los Presupuestos de 2022 en el Senado, donde ahora se encuentran en trámite de enmiendas. “Tocarles las narices a ERC con esto es un mal negoció”, advirtió. Por último, el portavoz de ERC anunció que habían pedido una reunión “urgente” con los socialistas para tratar esta cuestión y negó que ninguna directiva europea impidiese imponer la cuota que pretenden los republicanos. “Si hay una plataforma con sede cuya producción se dirige a la audiencia de un país, el Estado y el Gobierno pueden regularla”, sentenció Rufián, que dijo que "el tema de la lengua" para ellos es clave, pero también para Cataluña, al depender "30.000 empleos" del sector.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento