El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha condecorado esta mañana en la capilla ardiente a
los dos guardias civiles asesinados este jueves por ETAcon la Cruz de Oro al mérito de la Guardia Civil, la más alta distinción del instituto armado. 

El presidente impondrá las condecoraciones a los guardias civiles asesinados

El presidente ha impuesto las condecoraciones a los féretros en la capilla ardiente habilitada en el Palacio de la Almudaina de Palma en presencia de los padres y hermanos de las víctimas.

Rodríguez Zapatero y y el líder del PP, Mariano Rajoy, han llegado a Palma poco antes de la nueve en el mismo avión oficial, pero han llegado por separado a la capilla ardiente, con apenas unos minutos de diferencia.

En la capilla ardiente se encontraban también los duques de Palma, la infanta Cristina e Iñaki de Urdangarín; la  infanta Elena, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y las primeras autoridades de Baleares, entre otros.

Funeral

Tras este acto, Rodríguez Zapatero y Rajoy han abandonado el Palacio de la Almudaina para dirigirse a la base aérea de Son San Joan, desde donde emprenderán juntos esta mañana el viaje de regreso a Madrid.

Tras el funeral, que presidirán los Príncipes de Asturias a la una en la catedral de Palma, el cadáver de Diego Salvà será enterrado en Palma, mientras que el Carlos Saenz de Tejada García será trasladado probablemente hoy a Burgos, por expreso deseo de la familia.