Crecen las tensiones entre China y Taiwan, con EE UU involucrada: "No descartaría que en un futuro se atrevieran a una invasión militar"

Miembros del Ejército de Taiwán haciendo maniobras militares.
Miembros del Ejército de Taiwán haciendo maniobras militares.
Daniel Ceng Shou-Yi / ZUMA
Miembros del Ejército de Taiwán haciendo maniobras militares.

La posibilidad de una guerra entre la República Popular China y Taiwán (oficialmente Republica de China) es un secreto a voces que recorre desde hace décadas los confines de la región asiática. El crecimiento de China es ya una realidad, y a medida que aumenta su influencia en el resto del mundo a nivel político y económico, en la isla taiwanesa crece el temor a una posible invasión. El pasado lunes, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, volvió a poner sobre la mesa las consecuencias de un enfrentamiento directo, afirmando que no dudaría en intervenir si esto ocurriera.

La historia que une a ambos territorios está estrechamente unida, siendo Taiwán el lugar donde se refugió el bando que perdió la guerra civil china contra el bando comunista en 1949. Con la Guerra Fría los líderes taiwaneses se alinearon con Estados Unidos, que vieron una oportunidad para controlar una zona del mar de la China Meridional y poder mantenerse cerca del gigante asiático.

Setenta años después, las tensiones entre ambos países continúan, incrementándose a medida que China recorta distancia con Estados Unidos en la carrera por convertirse en la potencia mundial. Las debacles estadounidenses defendiendo otros territorios como Afganistán, Siria, Irak o incluso aliados como Filipinas, han provocado que las aspiraciones chinas de recuperar un territorio que consideran suyo sean cada vez más explícitas.

"China lleva muchos años mostrándose mucho más agresiva con Taiwán. Les ha dicho muchas veces que si reconoce la independencia les invadirían", asegura a 20miutos Javier Gil, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Pontifica Comillas. "China está utilizando esa supuesta debilidad estadounidense y el desastre en Afganistán para dejar caer que está contemplando todas las medidas para recuperar Taiwán".

Un territorio dividido

Al igual que ocurrió con las dos coreas, China también tiene su territorio dividido. La guerra civil en China terminó con la huida a Taiwán de las fuerzas nacionalistas que perdieron la contienda. Los comunistas, pese a haber vencido, no tuvieron la capacidad de cruzar el estrecho que les separa con la isla y terminar de conquistar el territorio que era históricamente chino.

"La guerra civil no se concluyó, porque no se terminó de dominar Taiwán y los dos compitieron a nivel internacional por seguir teniendo el estatus de la verdadera China", afirma Gil.

"En un principio llevaba la voz ganadora Taiwán, pero cuando la República Popular China empezó a tener más poder político y más poder económico, consiguió quitarle el asiento en el Consejo de Seguridad permanente de la ONU a Taiwán y se lo queda la China comunista en el año 1971", reconoce el profesor,  que recuerda que "de hecho la China comunista cuando entabla relaciones con un país lo primero que le pide es que les reconozcan como la única China y no reconocer en absoluto a Taiwan".

Desde ese momento la lucha de Taiwán dejó de centrarse en la reconquista del continente y convertirse en los 'legítimo heredero' de la China Imperial, a centrarse en no ser absorbida por la República Popular. Muy pocos países la reconocen como un Estado independiente; como por ejemplo España, que mantiene una relación comercial pero no reconocen a Taiwán como un país.

¿Qué ha ocurrido ahora?

El pasado lunes Joe Biden aseguró durante su gira por Asia que Estados Unidos intervendría militarmente en caso de que Pekín "intentara tomar Taiwán por la fuerza". "Estados Unidos se ha comprometido a apoyar la postura de 'una sola China', pero eso no significa que China tenga la jurisdicción de usar la fuerza para tomar Taiwán", ha dicho el presidente estadounidense.

Tras las declaraciones de Biden, este sábado el Ejército chino anunció nuevos ejercicios navales en el mar de la China Meridional. Ya este jueves, el Secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, había advertido de que "Pekín se había involucrado en una retórica y actividades cada vez más provocativas, como el vuelo de aviones (...) cerca de Taiwán".

Fue precisamente un episodio parecido cuando se produjeron fuertes acusaciones entre China y Taiwán a finales de 2021, tras realizas en octubre una incursión de 150 aviones de combate chinos en el espacio aéreo taiwanés. Este hecho se produjo en un momento de una gran actividad política en China, en medio de procesos de discusión interna, de plenos y declaraciones dentro del Partido Comunista chino, que tuvo a principios de noviembre el Sexto Pleno del Partido Comunista. 

Según explica a 20minutos Ernesto Pascual, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Oberta de Catalunya, hay otro factor de gran relevancia: "El 80% de las materias primas que llegan a China legan por mar, y Taiwán está una situación estratégica que China desearía controlar, de hecho está construyendo islas artificiales para extender su dominio y sus aguas territoriales en el mar en disputa, dentro de la China Meridional".

"En el fondo es un control geopolítico y aquí es donde también entra Estados Unidos, que su foco principal de preocupación es precisamente China y tiene desplegada la flota ahí", agrega Pascual. "Un bloqueo naval de Estados Unidos podría hacer que no pasase el crudo por el estrecho de Malaca y podría paralizar China. Como este país dice que Taiwán es suya, ante la amenaza de que se pueda bloquear el estrecho, si recuperan Taiwán se harían con el control de las entradas al país".

"China está aprovechándose de la debilidad de EE UU"

Ante el temor a una invasión, las autoridades taiwanesas han encontrado apoyo en los Estados Unidos, que han entrenado durante al menos un año a tropas en Taiwán en medio de las tensiones y las preocupaciones por China, según confirmó un funcionario estadounidense a The Wall Street Journal.

"Estados Unidos tiene un acuerdo de seguridad con Taiwán por el que básicamente tendría que ayudarles si les invade China, siempre contando con el apoyo del Congreso", explica el profesor Javier Gil.  

"Lo que pasa es que hay dudas sobre si Estados Unidos se embarcaría en defender a Taiwán. Hace años estaba claro, pero ahora hay dudas de que en caso de conflicto Estados Unidos lo haga", explica Gil, que recuerda que ya en el pasado los estadounidenses "marcaron muchas líneas rojas al mundo, como cuando amenazo a Bachar al Asad en Siria, diciéndole que si usaba armas químicas respondería. Sin embargo, las utilizó y no pasó nada".

"China está aprovechándose de la debilidad estadounidense" y la imagen que ha dejado tras la salida de Afganistán e Irak, dice Gil. "El país asiático se ve mucho más fuerte económicamente, políticamente, con más aliados, y a nivel militar está intentando invertir tanto en marina como en poder aéreo, para dado el caso hacer una incursión aérea y por mar hasta Taiwán".

La presidenta taiwanesa, Tsai Ing Wen, subrayó a finales de 2021 que "no busca la confrontación militar", pero advirtió de que "haría lo que sea necesario para defender la libertad y forma de vida democrática". No obstante, la capacidad de defender la isla asiática frente a una potencia como China sin apoyo es "escasa", según los analistas.

Para Gil, por ahora son todos escenarios y posibilidades, y saber si Estados Unidos se lanza a defender a Taiwán es complicado de aventurar. Lo que sí está más claro para el profesor es que "la China actual no es la de hace 20 años. Ahora es más agresiva, con más confianza en sí misma. En un futuro no descartaría que se atrevieran a una invasión militar a Taiwán".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento