Tambores de guerra en Oriente entre Estados Unidos y China ante los rumores de una invasión de Taiwán

<strong>Marcha a contraluz</strong>. Soldados estadounidenses caminan junto al río Eufrates cerca de Hit, a 170 kilómetros al oeste de Bagdad, Irak.
Soldados estadounidenses.
Cpl Brian M. Henner/Handout/US Army/Reuters
Taiwán se prepara para celebrar su día nacional el próximo 10 de octubre.
EFE

Las tensas relaciones existentes entre Estados Unidos y China en diversos campos, como los ciberataques, el comercio, la situación en Hong Kong o los presuntos abusos a uigures en la región china de Xianjiang, han empeorado aún más en los últimos días.

Las pretensiones de Pekín sobre Taiwán ha sido el último frente abierto. Pese a que en la práctica se trata de un estado independiente, China considera a la isla como una provincia más bajo su dominio por sus estrechos lazos históricos y la soberanía que tuvo sobre el territorio y ha asegurado que se controlará la zona incluso mediante el uso de la fuerza en caso de que sea necesario. 

Ante el temor a una invasión, las autoridades taiwanesas han encontrado apoyo en los Estados Unidos, que ha entrenado durante al menos un año a tropas en Taiwán en medio de las tensiones y las preocupaciones por China, según ha confirmado un funcionario estadounidense a Wall Street Journal.

Más de una veintena de miembros del servicio estadounidense, incluidas las fuerzas especiales, se trasladaron a Taiwán para estos entrenamientos bajo orden de la Administración del expresidente Donald Trump, si bien no se ha difundido información al respecto hasta ahora.

En concreto, miembros de operaciones especiales y tropas de apoyo estadounidenses están entrenando a pequeñas unidades de fuerzas terrestres taiwanesas, así como un contingente de marines respalda las prácticas de las fuerzas marítimas locales.

Incursión de casi 150 aviones de combate en el espacio aéreo taiwanés

Este hecho se da a conocer en medio de las recientes incursiones de casi 150 aviones de combate chinos al espacio aéreo taiwanés durante los primeros cuatro días de octubre en lo que ha sido visto desde Pekín como una demostración de "fuerza", pero que ha sido duramente condenada por la comunidad internacional. 

A lo anterior se une que Estados Unidos y aliados de Taiwán como Japón o Reino Unido han realizado simulacros navales en aguas cercanas, lo que ha aumentado más la tensión existentes y producido algún incidente. 

En uno de estos simulacros, un submarino de propulsión nuclear estadounidense chocó contra un objeto no identificado en el mar de China Meridional, dejando más de una decena de heridos.

El suceso tuvo lugar en aguas internacionales de la región del Indo-Pacífico el pasado sábado 2 de octubre, si bien la Flota del Pacífico de Estados Unidos no informó de los hechos hasta este jueves, asegurando que el submarino, el submarino afectado, el USS Connecticut, "permanece en una condición segura y estable".

Washington apuesta por una solución pacífica

Ante ello, Washington ha reiterado en numerosas ocasiones su "apoyo" a una resolución pacífica en el Estrecho de Taiwán y ha instado a Pekín a que reduzca sus actividades y las tensiones en la zona.

De hecho, el portavoz del Pentágono John Supple ha resaltado este jueves el "apoyo a Taiwán" y ha indicado que la defensa está "en línea con la actual amenaza que representa China", si bien no ha concretado información sobre los mencionados entrenamientos.

Por su parte, el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, ha rechazado la "actividad desestabilizadora" de China en los últimos días y ha advertido de que "corre el riesgo de errores de cálculo, y socava la paz y la estabilidad regionales".

"Nuestro compromiso con Taiwán es sólido como una roca (...). Continuaremos apoyando a nuestros amigos y aliados para promover nuestra prosperidad, seguridad y valores compartidos", ha zanjado.

Taiwán "hará lo que sea necesario para defender la libertad"

La presidenta taiwanesa, Tsai Ing Wen, por otro lado, ha subrayado este viernes que "no busca la confrontación militar", pero ha advertido de que "hará lo que sea necesario para defender la libertad y forma de vida democrática" de la isla.

Tsai se ha referido, en el marco del 'Diálogo sobre innovación y progreso en Asia', celebrado en Taipéi, a los problemas que enfrenta en esta materia la región del Indo-Pacífico, para la que espera una "coexistencia pacífica, estable, predecible y mutuamente beneficiosa", informa la agencia taiwanesa CAN.

En este sentido, la presidenta ha expresado su compromiso con los actores regionales para prevenir los conflictos en el mar de China Meridional y el Estrecho de Taiwán.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento