Las construcciones ilegales avanzan en zonas de protección ambiental de la región

  • El Seprona investiga un 'camping' de Aldea del Fresno cuyas instalaciones están levantadas con ladrillos.
  • Hay irregularidades en una veintena de municipios.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE MADRID.
Una de las casas de ladrillo que se levantan en la ZEPA de Aldea del Fresno.
Una de las casas de ladrillo que se levantan en la ZEPA de Aldea del Fresno.
Jorge París

Comprar un terreno no urbanizable en zonas de especial protección y terminar levantando en él un espectacular chalé es mucho más frecuente de lo que parece. Tanto, que incluso se puede pasear por el parque regional de la Cuenca Alta del Manzanares y toparse con una vivienda particular en pleno espacio protegido, según denuncian los agentes forestales a través de CC OO.

Los agentes aseguran que esto ocurre en buena parte de las 360.000 hectáreas protegidas que hay en la región (el 45% del suelo total) y en más de 20 municipios (aunque las ilegalidades reales irían mucho más allá).

Aldea del Fresno es un buen ejemplo del avance del ladrillo por los espacios protegidos. Según ha podido saber 20 minutos, el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) denunciará ante la Fiscalía de Medio Ambiente al camping de la localidad, que se ubica en una Zona de Especial Protección para Aves (ZEPA), y en el que en buena parte de sus casi 500 parcelas se levantan construcciones de ladrillo, piscinas y vallados.

En la zona, según explican los agentes, sólo pueden colocarse caravanas y casas móviles, pero los propietarios han terminado construyendo viviendas.

Las siguientes son otras construcciones ilegales que se levantan en la comunidad.

Cañada Real Galiana. Doce kilómetros de ocupación ilegal de una vía pecuaria (zona de especial protección) en la que, según denuncian desde Ecologistas en Acción, se levantan alrededor de 20.000 viviendas desde San Fernando de Henares a Getafe, pasando por Coslada, Rivas y la capital.

Río Guadarrama. Zona de dominio hidráulico a lo largo de cuyo cauce, entre Villaviciosa de Odón, Móstoles y Arroyomolinos, se cuentan más de 1.500 casas ilegales.

Vega del Tajuña. Se trata de un suelo con especial protección agrícola en municipios como Morata de Tajuña y Chinchón. En las fincas agrícolas sólo pueden construirse naves agrícolas para aperos de labranza y no chalés, como denuncian los ecologistas.

Robledo de Chavela. Hasta 13 construcciones ilegales (con sentencia de demolición no ejecutadas) sobre suelo no urbanizable de especial protección.

ZEPA de los ríos Cofio y Alberche. Presencia del ladrillo en zonas no urbanizables de Navas del Rey, San Martín de Valdeiglesias, Villa del Prado y Cadalso de los Vidrios.

El Molar y El Vellón. Urbanizaciones ilegales.

Guadarrama. Campo de tiro cuyo impacto acústico llega hasta la sierra del Castillo y Collado Mediano.

Gargantilla del Lozoya. Un camping en paraje protegido.

Tielmes y Nuevo Baztán. En la zona 'caliente' del sureste, donde los ecologistas señalan urbanizaciones enteras sobre suelo protegido.

¿Quién tiene la culpa?

Hasta tres Administraciones distintas pueden llegar a estar involucradas en el caso de una irregularidad urbanística en zonas de suelos no urbanizables de especial protección.

Por lo general, la licencia de construcción depende de los ayuntamientos (que son quienes deciden o no otorgarla y en qué condiciones), aunque en el caso de los ríos, por ejemplo, la competencia llega también a la Confederación Hidrográfica de la que dependa el cauce. En última instancia, también la Comunidad puede actuar de oficio ante ilegalidades de las que tenga conocimiento.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento