Antonio Banderas se trae Broadway a Madrid con un subyugante 'A Chorus Line'

Manuel Bandera, en una escena de 'A Chorus Line'
Manuel Bandera, en una escena de 'A Chorus Line'
Jesus Briones

A menudo se considera a los bailarines mera decoración, un medio, como dice el protagonista en el musical A Chorus Line, para el que el artista principal se luzca. Pero la de bailarín es una de las más duras expresiones del arte. Un oficio sacrificado, a menudo ingrato y con una carrera corta y exigente. 

Eso es lo que muestra de una forma magistral A Chorus Line, un musical producido por Antonio Banderas, Teatro del Soho CaixaBank y John Breglio y que se acaba de estrenar en el Teatro Calderón de Madrid. 

La obra muestra casi a tiempo real cómo un director de casting, interpretado por Manuel Bandera, busca bailarines para un espectáculo. Los nervios, las historias personales, el amor, la competitividad y todas las pegas y compensaciones de ser bailarín o bailarina salen a la luz durante ese casting. 

En medio, números maravillosos donde ser actor de musical se lleva a su máxima expresión, con un reparto en estado de gracia en las tres áreas: canto, baile e interpretación. 

Antonio Banderas se ha traído a Madrid un pedazo del Broadway más clásico, un musical sin artificios, con un escenario casi desnudo y donde el arte que despliegan en directo, en ese preciso instante, para el espectador, es el único protagonista. Un protagonista que brilla como esa línea de coro. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento