Qué hace Bustamante haciendo de actor y protagonizando un musical como 'Ghost'

David Bustamante y Ela Ruiz en una escena del musical 'Ghost' en Madrid.
David Bustamante y Ela Ruiz en una escena del musical 'Ghost' en Madrid.
Sergio R. Moreno / GTRES

El titular no es una pregunta. Esta crítica trata de ser una respuesta. O varias. Dice David Bustamante que lleva "20 años viviendo, amando y disfrutando la música", pero que siempre hubo "una bombillita que se encendía de vez en cuando". Dice Bustamante que esa bombilla es ahora "un sol" que le "calienta cada mañana" y que le hace "sonreír". Dice que "ese sol es el teatro musical".

Todo esto lo dice David Bustamante cuando acaba el estreno de Ghost en el Teatro EDP Gran Vía de Madrid, que él acaba de protagonizar. Eso es lo que hace Bustamante, perseguir su sol.

Hace más. Bustamante se turna con Ricky Merino como protagonistas. Como dice Silvia Montesinos, directora residente y responsable de la adaptación de guion y letras de Ghost el musical, ellos les "ayudan a atraer a público nuevo al teatro musical".

Respondidos los porqués, podemos decir que Ghost el Musical es un gran musical. La película se ve reflejada con fidelidad en cuanto a la historia, por lo que no defraudará a los fans del filme, a los que les costará sin embargo, acostumbrarse a la musicalización.

Los efectos especiales (diseñados por un mago profesional) son espectaculares y se ejecutan con una precisión que levantó admiración en el patio de butacas. Almas que salen de cuerpos, objetos que se mueven solos, personas que levitan, fantasmas que entran en cuerpos ajenos… como en un maravilloso número de magia.

El que suscribe se imagina que están esperando a que diga qué tal lo hace el extriunfito en esto de interpretar. Bustamante lucha durante toda la obra contra el hecho de ser Bustamante. Llevamos 20 años viéndole ser él: como concursante, como cantante, como triunfito y como personaje del corazón, así que es difícil ver a Sam, el personaje, y no ver a Bustamante.

Con todo, se defiende mejor de lo que cabría esperar y no desmerece al musical ni a sus compañeros. Tampoco desmerece las escenas de desnudo, pues para eso están los dobles de culo. Sí, como lo oyen. Ya lo entenderán.

Son especialmente notables Esteban Oliver, en el papel del fantasma del hospital y Ela Ruiz como Oda Mae, además del equipo técnico detrás de escena, funcionando como un reloj en todos los efectos, transiciones y cambios de escena.

Quedan muchas ganas de ver también a Ricky Merino en el papel protagonista de este musical que también contiene mucho humor y que merece la pena ver… para dejarse llevar hacia la luz.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento