El BNG y la CIG critican la reforma de las pensiones y señalan que "consolida" las lesiones de leyes anteriores

El Bloque Nacionalista Galego (BNG) y la Confederación Intersindical Galega (CIG) han criticado la última reforma de las pensiones y han señalado que "no sólo no revierte los aspectos más agresivos de reformas anteriores, sino que los consolida".
El BNG y la CIG critican la reforma de las pensiones y señalan que "consolida" las lesiones de leyes anteriores
El BNG y la CIG critican la reforma de las pensiones y señalan que "consolida" las lesiones de leyes anteriores
20M EP

En una rueda de prensa conjunta ofrecida este viernes tras mantener una reunión el diputado por los nacionalistas en el Congreso, Néstor Rego, y el secretario xeral de la CIG, Paulo Carril, han informado de que, tras evaluar lo que significa la reforma, presentarán una propuesta en común que se materializará vía enmiendas, por parte del BNG, al Proyecto de Ley del Gobierno.

"La reforma es profundamente lesiva para los intereses del los trabajadores del país", ha asegurado Rego, que ha indicado que mantener la edad de jubilación a los 67 años o el periodo de cómputo en los 25 años "representa nuevas amenazas".

Así, ha destacado la aparición de un nuevo mecanismo de equidad intergeneracional, que "sustituiría" al factor de sostenibilidad del Partido Popular y que provocaría "efectos similares".

"El propio ministro hace referencia a que los bayboomers son muy numerosos y, por tanto, solo hay dos alternativas: que trabajemos más o que cobremos menos", ha comentado Rego.

Para el diputado nacionalista, tanto el PSOE como Podemos están "precarizando y tomando de nuevo una vía que no es la adecuada, en vez de actuar vía aumento de ingresos". Y para eso, hay mecanismos, según ha asegurado, como podrían ser la reducción de la jornada laboral sin reducción salarial, un programa de fomento del empleo y del empleo juvenil -"que realmente diese salida a la incorporación de gente joven al mercado laboral y, por tanto, dar más ingresos a la seguridad social"-, mayores salarios que den más cotizaciones o la lucha contra el fraude fiscal.

"NO SE PUEDE CASTIGAR VIVIR MÁS"

El secretario xeral de la CIG, por su parte, ha calificado la iniciativa de "reivindicación fundamental" para salir de la crisis y ha tachado de "reparto de miseria" una reforma de las pensiones "lesiva e insuficiente", ya que no aporta medidas que frenen la situación y no "deroga" la reforma anterior de las pensiones".

A este respecto, Carril ha recordado que el problema no sólo fue la reforma del Gobierno de Rajoy en 2013, sino también la de 2011 "por la que en Galicia se convocó una huelga general".

"Parece que una mentira muchas veces repetida se vuelve verdad, el atentado contra el sistema público de pensiones no sólo se produjo con la reforma de 2013, sino también con la de 2011, que estipuló los 67 años como edad para la jubilación, incrementó a los 25 años el periodo de cálculo y borró la jubilación parcial", ha destacado el sindicalista.

Por otro lado, Carril también ha mostrado su preocupación por la no utilización de los órganos institucionales debidamente constituidos, "que permitían la participación de los agentes que tenían derecho a estar" con la excusa del diálogo social. "Y se hace para volver a dulcificar unas medidas lesivas que no garantizan unas pensiones dignas", ha censurado.

El secretario xeral de la CIG ha argumentado que "no es posible" abordar una reforma de las pensiones si no se deroga la reforma laboral, "algo fundamental para crear empleo digno", tras lo que ha lamentado el intento "continuado" de reducir las cotizaciones a la Seguridad Social, "que cavan la tumba del sistema público de pensiones".

"No se nos puede castigar. Si pensamos que los avances tecnológicos y en la mejora del bienestar provoca un aumento en la esperanza de vida, esto no puede repercutir en la calidad de vida. Es un castigo que cuanto más vivamos, estemos condenados a vivir peor", ha zanjado Carril.

ENMIENDAS AL PROYECTO DE LEY

Así las cosas, Néstor Rego ha explicado seis de las medidas que propondrán, mediante enmiendas, al Proyecto de Ley de las pensiones, entre las que se encuentra recuperar los 65 años como edad de jubilación, algo "fundamental".

"La política que hay detrás de esta ley no es ya consolidar la jubilación ordinaria a los 67 años, sino fomentar la jubilación demorada. Que la gente se mantenga trabajando más allá de la edad legal de jubilación, fomentándolo con recursos públicos y dificultando el acceso al mundo laboral", ha aseverado Rego.

Los nacionalistas quieren que se elimine el incentivo a la jubilación demorada y que se recupere la jubilación anticipada sin penalización, "que ahora mismo se mantiene y a veces se incrementa", y que debería ser, señalan, a partir de los 35 años cotizados.

Otro de los puntos que propondrán será que el periodo de cómputo sea de 10 años a escoger por el propio trabajador. "El propio ministro avanzó que se estudiaría un aumento del periodo de cómputo hasta los 35 años. Esto supondría la totalidad de la vida laboral para muchas personas, dado el escenario actual y, por tanto, un recorte práctico en sus pensiones", ha esgrimido el nacionalista.

Piden también que se recupere la jubilación parcial, entre los 60 y 65 años, que sería además una medida que "contribuiría a fomentar más opciones en el empleo de los jóvenes", así como que se elimine "toda referencia al mecanismo de equidad intergeneracional" y se aumenten las pensiones mínimas hasta equipararlas al 60% del salario medio, "una medida esencial".

"Entre los elementos positivos a los que hace referencia el Ejecutivo, está la eliminación del factor de sostenibilidad y la revalorización de las pensiones con el IPC. Nos parece positivo, pero es parcial si no se actúa sobre las pensiones mínimas", ha defendido el diputado, que ha hecho hincapié además en que tanto el PSOE como Podemos "se habían comprometido en sus programas electorales con esta medida, también como Gobierno de coalición".

GALICIA, LA 2ª COMUNIDAD CON LAS PENSIONES MÁS BAJAS

Con estas medidas, ha defendido Rego, "se reducirían las brechas de género y territorial en las pensiones". Según ha señalado, Galicia es la segunda comunidad del país con las pensiones más bajas y Ourense, la provincia con las prestaciones más bajas, "un poco por encima de los 800 euros y más de 500 euros menos que la media de Madrid".

Paulo Carril también ha aportado algunos datos sobre la situación de las pensiones en Galicia. Tal y como ha apuntado, más de 415.000 pensionistas tienen una retribución inferior 750 euros y una trabajadora gallega cobra, de media, 310 euros menos que un trabajador gallego.

Además, la población de más de 65 años, de media, presenta 28,9 años trabajados, "lejos de los 36,9 necesarios para acceder a la pensión máxima". Carril también ha criticado la inversión estatal en pensiones. "El gasto medio de la Unión Europea en pensiones es del 10,9% del PIB, mientras que en España es del 9,8%, lo que evidencia una distancia enorme", ha asegurado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento