La nueva colada del volcán arrasa las edificaciones que resistían en Todoque

Imagen de la destrucción provocada por el volcán de La Palma.
Imagen de la destrucción provocada por el volcán de La Palma.
EFE
Las coladas de lava del volcán de la Palma descienden por Todoque.
Europa Press

El volcán de La Palma ha cumplido tres semanas, 21 días en los que no ha dado respiro a los vecinos de la isla más occidental de las Canarias. Y para que quedara constancia en este pequeño aniversario, la lava surgida de la ladera de Cumbre Vieja ha arrasado lo poco que quedaba del municipio de Todoque. A mediodía, los edificios que aún se mantenían en pie quedaron engullidos.

Tras una noche muy dura para los palmeros, llena de explosiones muy potentes, el domingo ha significado una fase de estabilización de la colada, tras un sábado en el que las corrientes de lava se agilizaron.

El otro punto de atención es el mar. La segunda colada, que el sábado por la noche se quedó a unos 150 metros del océano Atlántico, ha avanzado este domingo 100 metros y se encuentra ya a menos de 50 metros de alcanzar las aguas y formar una nueva fajana, que se sumaría a la primera, que ronda ya las 40 hectáreas de superficie.

La parte buena de la jornada es que la calidad del aire ha mejorado, gracias a un cambio en el viento que ha movido la nube de ceniza que sale de la ardiente boca del volcán.

Hay volcán para rato

No obstante, la erupción no tiene visos de que se vaya a resolver pronto. Todo apunta a que va a batir la marca de la erupción de 1971 en el Teneguía, que duró 33 días. Los expertos aseguran que no hay indicios de que la erupción esté remitiendo, y consideran que aunque no se debe bajar la alerta, sí que debe reinar la tranquilidad.

Y si hay que tener tranquilidad es porque hay un segundo factor que es el que más preocupa a los científicos en La Palma: que se abra una nueva grieta eruptiva, una nueva boca, en un lugar impredecible que obligue a más desalojos y más destrucción.

Pero por ahora, los técnicos aseguran que no hay indicio alguno que esto pueda ocurrir: la lava sigue saliendo a buen ritmo de la boca original y por ahí se descarga una tensión que no hace al magma buscar nuevas salidas.

El domingo ha contado también con la visita a la isla de Margarita Robles, ministra de Defensa, que ha asegurado que la Unidad Militar de Emergencias (UME) se quedará en La Palma el tiempo que sea necesario. Su misión más inminente: retirar ceniza.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento