Almeida logra aprobar su ordenanza de movilidad que rescata el Madrid Central de Carmena

Pleno en Cibeles del Ayuntamiento de Madrid
Pleno en Cibeles del Ayuntamiento de Madrid.
EUROPA PRESS
Pleno en Cibeles del Ayuntamiento de Madrid.
EUROPA PRESS

"Con Almeida, Madrid Central se acaba el 26 de mayo", "Almeida quiere un aire más limpio, pero sin restricciones"... Con eslóganes como estos el candidato popular a regir la ciudad logró la alcaldía en 2019. Dos años y medio después, el pleno del Ayuntamiento de Madrid -con los 30 votos a favor de PP, Cs y Recupera Madrid y los 27 en contra de Más Madrid, PSOE y Vox- ha dado luz verde a la nueva ordenanza de movilidad de Almeida. Esta no solo mantiene el perímetro y restricciones de Madrid Central sino que amplía la zona de bajas emisiones a otro punto de la ciudad, a Plaza Elíptica. 

De ahí que los cuatro díscolos de Más Madrid hayan presumido de sacar adelante la ordenanza tras dar su apoyo al alcalde: "Las políticas de Carmena han vuelto para quedarse", ha sentenciado el concejal de Recupera Madrid, José Manuel Calvo. Y es que precisamente los miembros de este grupo mixto, recién configurado, formaban el núcleo duro de la exalcaldesa en la anterior legislatura. Para estos el texto hoy aprobado no es ni regresivo, como condenan Más Madrid y PSOE,  ni tampoco "potencia" el Madrid Central de Carmena como critican desde Vox. Es sencillamente "continuista" con el que se aprobó en 2018; "una modificación de la ordenanza de movilidad sostenible aprobada por Manuela Carmena", ha celebrado Calvo. 

José Luis Martínez-Almeida ha destacado que con la aprobación de esta nueva ordenanza "se pone a Madrid en ruta hacia el futuro. (EUROPA PRESS)

Unos argumentos que han servido para alimentar, aún más, el discurso de Vox. El concejal Ortega Smith ha acusado al gobierno de Almeida de "asumir el modelo de la extrema izquierda" frente al acuerdo de investidura que firmaron ambos grupos en 2019. Y además, "lo llevaba en su programa electoral pero hoy PP, Cs y cuatro concejales de extrema izquierda perpetúan el Madrid Central de Manuela Carmena", han criticado los cuatro concejales de Vox. Sobre esto el regidor popular ha recordado que su pacto con Vox no recogía "derogar Madrid Central". Aún así, el portavoz de Vox en el Ayuntamiento le ha advertido que se verán "en las próximas elecciones".

También Más Madrid y PSOE han sido críticos con la ordenanza. Solo que en su caso por tratarse de una regresión en políticas medioambientales. Los de Rita Maestre se han centrado en la única medida que cambiará el Madrid Central que actualmente está vigente: la que da el mismo tratamiento a comerciantes y residentes. Según los cálculos de Más Madrid supondrá la entrada diaria de mas de 50.000 coches al centro de la capital. Y todo esto de la mano "del bochornoso sainete que devuelve el PP al Pleno las peores prácticas de la política partidista", ha señalado la portavoz de Más Madrid tras perder a cuatro concejales a una semana de la votación. 

Los socialistas, en cambio, han sacado pecho de llegar al pleno con todos los concejales. Y es que, pese a que Pepu Hernández dimitiera hace unas semanas, el hasta entonces portavoz del grupo ha esperado hasta la votación de la ordenanza para formalizar su baja como concejal. Su compañero de grupo Ignacio Benito se lo ha agradecido durante su intervención. Para este socialista lo que hoy se ha aprobado con los votos de Recupera Madrid es "un brexit medioambiental". 

"Para unos estamos blindando Madrid Central y para otros desmantelando.... pido menos política y más rigor", ha señalado el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante quien ha hecho un repaso de las ventajas de la nueva ordenanza que combina la "sostenibilidad ambiental con la económica". "Es necesario imponer restricciones, pero creemos que es mejor imponer restricciones selectivas". 

Unas políticas que se ha atribuido el equipo de la vicealcaldesa, Begoña Villacís. "Cs dejó claro que Madrid Central no se iba a revertir". De ahí que el texto final sea un Madrid Central que se mantiene "en lo fundamental" con "mejoras" a esta zona de bajas emisiones. El concejal Santigado Saura ha recordado que Almeida quiso permitir el paso de vehículos C y alta ocupación por el centro y que finalmente no se llevó a cabo gracias a su grupo. "La postura de Cs se mantuvo clara y nítida, ha prevalecido". 

Así, en cuestión de días entrará en vigor la nueva ordenanza de movilidad. Concretamente, una vez se publique en el Boletín Oficial del Ayuntamiento de Madrid (BOAM). Esta incluye dos zonas de bajas emisiones. La de Madrid Central -con un cambio de nombre- y se añade la de Plaza Elíptica. Para poner en marcha la primera, el Ayuntamiento establece un periodo informativo de dos meses. Es decir, hasta mediados de noviembre las cámaras no sancionarán en el centro. Captarán las matrículas para que, en caso de saltarse la ley, enviar una carta al domicilio para alertar de los cambios en la normativa. Eso sí, los agentes de movilidad podrán sancionar in situ. La multa continúa siendo de 90 euros.

La zona de bajas emisiones de Plaza Elíptica comenzará a funcionar tres meses después de la publicación en el boletín. Y tras dos meses de periodo informativo, se comenzará a sancionar a todos los vehículos sin etiqueta que accedan a dicha área. Es decir, las cámaras se activarán antes de finales de año, pero será a partir de febrero cuando puedan llegar las multas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento