Ventilación, aislamiento y otros consejos para mantener la temperatura óptima dentro de casa sin gastar mucha luz

Ola de calor en València con temperaturas entre los 39 y 40 grados
Ola de calor en València con temperaturas entre los 39 y 40 grados
Europa Press

La primera ola de calor del verano ha llegado a España, por lo que los termómetros marcan temperaturas máximas y mínimas más altas en todo el país, un tiempo que hace imprescindible tratar de mantener la temperatura adecuada dentro del hogar. 

Para ello, se puede optar por el aire acondicionado, el método más efectivo para bajar la temperatura dentro del hogar, pero también el que más energía consume y, por tanto, el más caro. 

Por ello, se pueden utilizar otros métodos, consejos y trucos para conseguir refrescar la casa y, sobre todo, para mantener esa temperatura óptima en las estancias cuando suban las temperaturas en las horas centrales del día. 

Una correcta ventilación

Esta es la forma más sencilla de conseguir refrescar la casa durante los días de calor. Básicamente, se trata en abrir las ventanas y ventilar durante las primeras horas del día, cercanas al amanecer, cuando se suelen dar las temperaturas mínimas en el exterior. 

Sin embargo, tras ventilar durante un rato, no hay que olvidarse de cerrar todas las persianas o toldos: el objetivo es salvaguardar la temperatura de dentro, sin dejar que pase el calor que comienza a hacer a medida que transcurren las horas desde el amanecer, creando una atmósfera de sombra en el interior. 

Un buen aislamiento del hogar

Además de la ventilación, el aislamiento es fundamental para conseguir mantener la temperatura. De nada sirve gastar dinero en poner el aire acondicionado si, a su vez, está entrando el calor de la calle. 

Así, las cortinas térmicas, cerrar bien las ventanas o poseer persianas, toldos y estores de calidad va a ser fundamental para crear esa "sombra" en el interior de las estancias de la casa y, así, conseguir mantener la temperatura óptima durante más tiempo. 

Ventiladores de pie y de mesa

El ventilador, aunque no enfría el aire, es una buena opción para conseguir una sensación de frescor durante los días de mayor calor. Está demostrado que este aparato consume mucho menos que un aire acondicionado y, aunque solamente mueve el aire, puede ayudar a acabar con la sensación de bochorno.

Además, existen unos pequeños ventiladores de mesa que se enchufan con USB al ordenador y son muy cómodos para sofocar el agobiante calor para aquellas personas que estén teletrabajando desde sus hogares y sufran en ellos las altas temperaturas sin aire acondicionado. 

Pulverizadores

Hacerse con un pequeño pulverizador en el hogar es otra de las ideas para conseguir refrescarse, no solo a uno mismo, sino también el ambiente de las diferentes estancias.

De este modo, una buena idea es llenar el pulverizador de agua y meterlo en la nevera para que esta esté lo más fría posible antes de pulverizar en el hogar. Es recomendable mojar las cortinas o estores justo antes de ventilar el hogar, lo que ayudará a refrescar aún más.

Aire acondicionado casero

Un truco casero muy conocido para conseguir un aire acondicionado de forma artesanal es utilizar un ventilador que mueva el aire y un par de botellas de plástico.

En primer lugar, habrá que rellenar las botellas de agua y congelarlas y, después, colocarlas detrás del ventilador y, así, durante el movimiento el aire, este saldrá más frío.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento