La policía italiana aborda el yate de David Beckham para multarlo... y se acaban haciendo un selfi con él

El exfutbolista inglés ya lleva varios años retirado, pero su tirón mediático no ha variado y es un icono para las marcas. Recibe 10,7 millones de dólares gracias a sus publicaciones de Instagram.
El exfutbolista inglés David Beckham.
GTRES

A los que formamos el resto del planeta no suele ocurrirnos que la policía vaya a multarnos y, en lugar de eso, se queden mirándonos mientras se frotan los ojos de pura incredulidad y finalmente decidan que lo mejor es que nos hagamos un selfi todos juntos para inmortalizar el momento. Claro que el resto del mundo no somos David Beckham.

El exfutbolista y empresario británico de 46 años se encuentra pasando unas vacaciones en la costa de Amalfi, en el sudoeste de Italia, cerca de Nápoles. Allí se ha desplazado la familia al completo -a excepción de Brooklyn- en su lujoso y espectacular yate.

El mismo al que este fin de semana una fuerza especial de la policía transalpina, la Guardia di Finanza, subía por la escalerilla con el objetivo de multar al señor que estaba tomando el sol mientras sus hijos habían cometido una enorme imprudencia.

La sorpresa fue mayúscula cuando los agentes observaron que se trataba del esposo de Victoria Beckham, aunque aún así le explicaron el motivo por el que había subido a la embarcación, en una charla que duró alrededor de 45 minutos, tal y como ha explicado el periódico inglés The Sun.

La razón no era otra que los agentes habían visto a Cruz Beckham, tercer hijo del matrimonio que este año ha cumplido 16 años, conduciendo una moto de agua acompañado de su hermana Harper, la más pequeña de los Beckham, que acaba de cumplir 10 años.

Tal y como le explicaron al excentrocampista del Real Madrid y Manchester United, según las leyes italianas únicamente los mayores de 18 pueden conducir una moto de agua y disfrutar de dicho deporte acuático sin la supervisión de un adulto, por lo que habían de ponerle una multa, agravada además porque no solo se había saltado la ley sino que iba acompañada de otra menor, su hermana pequeña.

Según informa la citada publicación, Beckham supo manejar la situación y evitó la sanción, que hubiese sido muy alta, atendiendo a los guardias y actuando en consecuencia, obligando a sus hijos a aparcar la moto acuática y explicándoles que ni los chalecos salvavidas ni haber estado siempre cerca del yate fondeado conduciendo les eximía de haber sobrepasado la ley.

Antes de que se marcharan los agentes, dejando todo en una mera advertencia, le pidieron al astro inglés si podían realizarse algunos selfis con él, algo a lo que David Beckham accedió, entendiéndose así que los agentes eran los primeros sorprendidos de a quién había ido a advertir y que tras hacer su trabajo entró en juego el espíritu fan.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento