Tercera denuncia en dos semanas en Cataluña por "violencia machista" hacia una funcionaria de prisiones

La cárcel de Mas d'Enric, donde tuvo lugar el suceso.
La cárcel de Mas d'Enric, donde tuvo lugar el suceso.
ACN

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha denunciado este martes un nuevo caso de "violencia machista" hacia una funcionaria de prisiones en la cárcel de Mas d'Enric, en Tarragona. Es el tercero en Cataluña que ha dado a conocer el sindicato en dos semanas, después de los que tuvieron lugar en el centro penitenciario de Quatre Camins de Barcelona el 5 y el 12 de julio. Ante estos hechos, la CSIF ha criticado "la inacción" de la conselleria de Justicia.

Según ha relatado la organización en un comunicado, el episodio de violencia machista en Mas d'Enric se produjo este lunes por la tarde. Un interno que había sido "avisado de la apertura general de celdas" -que obliga a abandonarlas-, "se quedó dentro completamente desnudo para esperar a que la funcionaria llegara mientras se masturbaba y así provocar un enfrentamiento directo con ella y poder menoscabar su dignidad como trabajadora y como mujer".

El preso, ha apuntado la CSIF, "ya ha tenido otros enfrentamientos con trabajadoras del centro que constan en su expediente y que consisten en atentados sistemáticos contra la dignidad de las mujeres, con insultos y actos vejatorios".

Ante los últimos casos de violencia machista en las cárceles catalanas, el sindicato ha lamentado "la carencia de actuación por parte de la conselleria de Justicia" y la "falta de medidas preventivas".

"La falta total de protocolos antisexistas y machistas hacen que estos episodios se conviertan en algo frecuente", ha señalado la CSIF, que ha exigido a la Generalitat "contundencia ante estos actos y que la Administración de Justicia abra diligencias a los acosadores y agresores".

Los otros dos casos

La CSIF también denunció que el lunes 12 de julio alrededor de las 20.40 horas una trabajadora de Quatre Camins detectó "un tumulto de presos cuando uno de los internos le hizo gestos obscenos y utilizó un lenguaje amenazante contra ella". La funcionaria le instó a entrar en su celda y cuando iba a cerrar la puerta, el preso "intentó abalanzarse sobre la mujer".

Asimismo, alertó de que el lunes 5 de julio, otra trabajadora de la misma cárcel estaba en un lavabo de uso exclusivo para trabajadores cuando entró un interno que "le cogió la mano y le obligó a introducirla en sus pantalones. Luego le agarró por los hombros para que le besara en la boca". Finalmente, la funcionaria logró que el recluso abandonara el baño.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento