Josu Puelles, agente de la Ertzaintza y hermano del inspector de la Policía Nacional Eduardo Puelles, asesinado el viernes por ETA, manifestó este sábado que su hermano "no es una víctima más del terrorismo, sino un héroe por la lucha por la libertades de este país".

"Nadie somos conscientes de que detrás de la libertad de cada uno y de las libertades colectivas, hay un trabajo policial de la Policía Nacional, de la Guardia Civil, de la Ertzaintza, de las policías locales, que a veces la menospreciamos simplemente porque son cuerpos policiales y tenemos una idea arcaica de los mismos", lamentó.

Un gran número de vecinos del asesinado se han concentrado para condenar el atentado

El hermano de la última víctima mortal de ETA hizo estas manifestaciones en el Ayuntamiento de Arrigorriaga este mediodía, donde cientos de vecinos y políticos condenaron la última acción terrorista.

En nombre de la familia, manifestó que están "muy orgullosos" de su hermano y destacó que "gracias a su labor profesional, que antepuso muchas veces a su propia familia, que a veces eso no se ve en los resultados policiales, detuvo o consiguió detener a numerosos terroristas asesinos, que nos intentan imponer con las armas su ideas y sus idearios políticos".

Tras hacer extensivo este trabajo a los compañeros de su hermano que han estado trabajando con él todos estos años, resaltó que ha sido "un gran profesional" y que la familia se siente orgullosa de su trabajo.  "Quiero que sepan que para la familia, mi hermano es un héroe y no una víctima, y como tal ha muerto, y si alguien lo quiere poner en euskera, es un gudari, gudari nagusi. Muchas gracias", concluyó.

Cientos de personas se dispidieron

Cientos de personas han pasado esta mañana por la capilla ardiente de Puelles, donde han permanecido la viuda y los dos hijos, y que ha visitado al mediodía la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega.

La capilla con los restos mortales de Puelles se ha vuelto a abrir a las 10:00 horas en la subdelegación del Gobierno en Bilbao. Permaneció abierta hasta poco antes del inicio del funeral, que se ha celebrado a las 13:00 horas en la iglesia de San José, situada a una veintena de metros de la sede de la subdelegación del Gobierno en la capital vizcaína.

El Ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha llegado a la capilla cinco minutos después de su apertura y ha permanecido allí. Cubierto con la bandera de España y la medalla de Oro al Mérito Policial que le impuso el viernes el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, rinden honores a los restos mortales de Puelles seis policías, dos de cada cuerpo -Policía Nacional, Guardia civil y Ertzaintza-.