El precio de llegar tarde a la oficina: las empresas pueden restar esas horas de tu nómina

Uno de los problemas del teletrabajo es que te lo tomes más a la ligera que el trabajo en la oficina. Los horarios sirven para organizarte y cumplir una rutina, pero si te quedas en la cama más de la cuenta o no cumples, seguramente tu productividad bajará.
Llegar tarde al trabajo continuamente puede salir caro.
Pixabay/fancycrave1

Las compañías podrán descontar de la nómina de sus empleados y empleadas la parte correspondiente al tiempo que llegan tarde si los retrasos son reiterados. Esta ha sido la declaración de la sentencia 582/2021, de 27 de mayo, de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo tras un caso concreto de un conflicto colectivo en una empresa multinacional que proporciona servicios de contact center.

En este sentido, el caso fue demandado por los sindicatos de dicha empresa, que subrayaban que aplicaba reducciones en las nóminas de los trabajadores por el tiempo en el que no estaban en su puesto laboral en el horario establecido. Asimismo, quienes tenían retrasos de forma regular recibían un mensaje de advertencia.

La puntualidad, un factor que tiene que cumplirse

Como explican en el diario La Información, el juzgado ha dictado una sentencia favorable a la multinacional porque la puntualidad de entrada es un factor fundamental y si no se cumple puede ser objeto de sanción e incluso de despido. 

Los sindicatos que representaban a estos trabajadores justificaron esta práctica de reducción en la nómina como un encubrimiento de una sanción porque no se ofrecía la posibilidad al empleado de justificar dichos retrasos, ni tampoco de compensarlos. 

"Si la falta de prestación de servicios es imputable únicamente al trabajador, que al incorporarse a su puesto de trabajo se retrasa, no concurre la prestación de servicios laborales que conlleva el devengo de la retribución", subrayaba el Alto Tribunal en la sentencia recogida por el citado medio.

Por tanto, si un trabajador llega tarde de forma reiterada puede causar un daño a la compañía y se trataría de un incumplimiento contractual. Así, aunque existen causas justificadas para faltar al puesto de trabajo o llegar tarde, las ausencias injustificadas o los retrasos continuados pueden suponer una reducción en la nómina, según la reciente sentencia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento