El Govern prevé que las familias puedan volver a entrar en los centros educativos el próximo curso

  • Cambray valora la presencialidad, reconoce dificultades pedagógicas y ve posible retirar la mascarilla primero en el patio.
Niños con mascarilla dentro de clase en las escuela de Salardú (Vall d'Aran).de 2020.
Niños con mascarilla dentro de una clase.
ACN

El Departamento de Educación del Govern prevé que las familias puedan volver a entrar en los centros el próximo curso, según ha explicado el conseller, Josep González Cambray. Este curso las familias no han podido acceder ni para reuniones ni para ninguna otra actividad, y muchos centros han echado de menos su presencia. 

Por otro lado, ha insistido en que se retirará la mascarilla cuando Salud diga que es seguro y ve posible que pueda ser primero en exteriores y más tarde en interiores. 

Después de visitar el Instituto Escuela Eixample de Barcelona, ha destacado que el curso acabará sin haber cerrado ningún centro completamente por la Covid. A nivel pedagógico, ha reconocido que ha sido un curso "diferente", con algunas "carencias" y que habrá que insistir en el aspecto emocional.

La presidenta de las Asociaciones Federadas de Familias de Alumnas de Cataluña (aFFaC), Belén Tascón, reclamaba este lunes poder volver a entrar en los centros y recuperar la vida comunitaria. Alertaba de que la educación se tiene que hacer entre todos y que las escuelas, y los alumnos, estaban perdiendo mucho sin esta vertiente.

En este sentido, Cambray ha explicado que prevén recuperar esta entrada de las familias a partir del curso próximo. Ha detallado que hay centros que les han explicado que por ejemplo las reuniones telemáticas les habían ido muy bien, pero que otros que reclamaban recuperar el contacto presencial. Por eso, ha asegurado que cada centro podrá adaptarse a su realidad, pero que, en todo caso, la entrada de las familias volverá a estar permitida.

De hecho, ha recordado que en este final de curso las familias ya podrán volver a entrar en los centros, siguiendo todas las medidas de seguridad, para participar en las fiestas de fin de curso o de graduación de sus hijos.

También de cara al curso próximo, ha recordado que se flexibilizarán algunas medidas y que no se tendrá que tomar la temperatura, podrá haber mezcla de grupos en el patio y se revisará el protocolo de limpieza. 

En cambio se mantendrán los grupos estables y, a día de hoy, la mascarilla. Sobre este aspecto, ha indicado que será el Departamento de Salud el que determinará cuando se puede retirar y ha expresado que la voluntad de Educación es hacerlo lo más pronto posible por el aspecto pedagógico. Ha añadido que el conocimiento de la pandemia hace pensar que "sería posible" un escenario con mascarillas solo en el interior.

Tres picos de grupos confinados

Cambray ha hecho una valoración positiva de cómo ha ido evolucionado el curso escolar en el sentido que se ha garantizado la presencialidad. Ha afirmado que el virus se ha comportado en los centros siendo un reflejo de lo que pasaba en la sociedad y ha recordado los tres picos que se han vivido en cuanto a grupos confinados: 31 de octubre con 3.504, 23 de enero con 2.700 y 30 de abril con 1.300. Pese a las cifras, ha puesto en valor que hay un total de 72.000 grupos en todo el país y que en el momento más alto de la pandemia, el 95% de los alumnos ha podido ir al centro.

Se han hecho más de un millón y medio de PCR y se ha encontrado que en el 80% de los casos solo daba positivo el caso índice. Sobre el 20% restante, el conseller ha asegurado que no quería decir que el contagio viniera de la escuela, sino que podía haber entrado por la comunidad.

Pese a esta valoración positiva en cuanto a la parte organizativa, ha reconocido que pedagógicamente el curso ha sido "muy diferente". Ha puesto en valor, sin embargo, que se ha sabido dar respuesta y se ha insistido mucho en el acompañamiento tutorial y emocional de los alumnos. Este impacto emocional se continuará trabajando en el marco del plan que se está preparando con el Departamento de Salud.

El 60% de los profesionales tienen la pauta completa

Cambray se ha mostrado optimista en cuanto a que se podrán ir relajando medidas si la evolución de la pandemia y el ritmo de vacunación continúan avanzando. En este sentido, ha detallado que el 80% de los profesionales de los centros educativos ya tiene una vacuna contra la Covid-19 y el 60% tiene la pauta completa. Así, ha asegurado que se cumplirá la previsión de empezar el curso con todos los trabajadores vacunados.

Ha explicado también que durante el curso se han destinado 612 millones de euros adicionales, que han permitido contratar unos 8.000 profesionales, acelerar el plan digital y poner en marcha el plan de mejora de las oportunidades educativas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento