La estación de Gran Vía estrena en julio el que será el metro del futuro

Uno de los accesos de la estación de metro de Gran Vía cerrado por las obras que se están acometiendo.
"Próxima estación: Gran Vía" está más cerca de volver a oírse: la reapertura será en julio. 
Jorge París

La estación de Gran Vía cerró en agosto de 2018 para unas obras de remodelación y modernización que ya están cerca de terminar. Metro de Madrid prevé que la parada reabra el próximo mes de julio, casi tres años después de la clausura y con un retraso de más de dos años de lo previsto inicialmente.

Los viajeros volverán a subirse y apearse de los trenes en la céntrica estación, aunque el entorno en el que lo hagan será muy diferente al que recuerdan. Porque se puede decir que con esta apertura Metro inaugurará una nueva etapa hacia la modernidad porque en Gran Vía se han dispuesto muchos elementos que nunca antes se habían visto en el suburbano madrileño y que se irán extendiendo paulatinamente al resto de la red en los próximos años. Metro 4.0 le llaman desde la Consejería de Transportes y la empresa pública.

Las novedades se dan ya en el vestíbulo principal de la parada. La intervención ha permitido ganar un espacio considerable para los viajeros. El vestíbulo pasará de los 900 metros cuadrados de su estados anterior a 2.000 y tendrá un elemento nuevo y llamado a ser característico: una pantalla de 35 metros cuadrados será uno de los elementos principales de este espacio.

Servirá como soporte informativo y publicitario, explican desde Metro de Madrid, que confiesan que hay algo del espíritu del Piccadilly Circus londinense en la instalación de esta gran pantalla que coronará el vestíbulo. La accesibilidad es otro aspecto que se ha tenido en cuenta a la hora de mejorar la estación y se han instalado cuatro ascensores.

También en la entrada habrá otro elemento nuevo para los viajeros: unos tornos que nada tienen que ver con los que llevan décadas instalados en metro. De color azul y aspecto más moderno, los tornos llevan incorporado el logotipo de metro, tienen hojas laterales en vez de barras y serán interactivos: llevan altavoces incorporados para comunicar incidencias al viajero.

No hay que perder de vista otra novedad importante que se inaugurará en julio, aunque su silueta ya se comienza a adivinar. Se trata de la réplica del templete que diseñó el arquitecto Antonio Palacios para la primera estación, que se inauguró allá por 1920. Se instalará junto a la red de San Luis, en el lugar en el que estuvo originalmente hasta que fue desmontado en 1970.

Hace un par de semanas que los operarios comenzaron a armar el templete con bloques de granito traídos expresamente de la localidad gallega de Porriño, que a su vez es el lugar natal de Palacios, conocido como ‘el arquitecto de Madrid’ porque está detrás de edificios muy característicos de la capital, como el Palacio de Correos o el Círculo de Bellas Artes. También se recuperará un mural cerámico de Miguel Durán-Lóriga que lleva medio siglo oculto. Historia y modernidad se darán la mano en la nueva Gran Vía.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento