La urbanización de los terrenos de la cárcel de Carabanchel arranca a finales de año

El candidato de IU a las elecciones europeas, Willy Meyer, con Marcos Ana, el preso político que más tiempo permaneció en las cárceles franquistas, ante un mural que pide un centro para la memoria histórica sobre la cárcel de Carabanchel.
El candidato de IU a las elecciones europeas, Willy Meyer, con Marcos Ana, el preso político que más tiempo permaneció en las cárceles franquistas, ante un mural que pide un centro para la memoria histórica sobre la cárcel de Carabanchel.
Kiko Huesca / EFE

El proyecto de urbanización de los terrenos de la antigua cárcel de Carabanchel verá la luz verde a finales de 2009, cuando podrán comenzar las obras en esta parcela de 172.143 metros cuadrados de superficie, donde habrá viviendas, un hospital, dotaciones municipales, zonas verdes y también un monumento de memoria histórica que recuerde el significado de este emplazamiento, según ha avanzado el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón.

Queremos que haya un recuerdo, una memoria de lo que supuso la cárcel y de sus vinculaciones políticas

Durante la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno en la que se ha aprobado inicialmente el Plan Parcial para este ámbito, el alcalde madrileño explicó en qué consistirá el monumento. "Queremos que en el espacio público haya un recuerdo, una memoria de lo que supuso la presencia de la cárcel y de sus vinculaciones políticas que yo, por razones familiares incluso, he tenido siempre muy cercanas", indicó el primer edil.

Así, una vez esté urbanizado el viario, se estudiará exactamente la forma de realizar este homenaje a la memoria histórica. "No hablo de un centro para la memoria, sino de alguna manifestación estética, monumental o nominativa, o con la creación de un hito arquitectónico que haga memoria de lo que significó la cárcel. Eso lo haremos en todo caso, porque es lo que corresponde al Ayuntamiento, en los viales", apostilló.

Esta iniciativa contrasta sin embargo con la petición histórica de los vecinos de la zona, que reclamaron, antes de los trabajos de demolición en octubre y noviembre del año pasado,  que se conservara la cúpula central de la antigua cárcel así como los brazos del edificio para construir dentro un centro de la memoria histórica.

600 pisos y un hospital

En la zona se levantarán 600 pisos y un hospital, que ocupará 39.921 metros cuadrados en el noroeste de la zona, y deberá ser construido por la Comunidad de Madrid. Se mantendrán la Comisaría y el Centro de Acogida de Extranjeros ya existentes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento