Polémica en Francia por la exhibición del esqueleto del caballo de Napoleón sobre su tumba en el bicentenario de su muerte

  • El artista Pascal Convert ha recreado el esqueleto de Marengo para colocarlo sobre los restos del general francés.
  • La obra se exhibirá en el Museo del Ejército del Palacio de los Inválidos, en París, el próximo 7 de mayo.
  • El escultor se defiende de las críticas de algunos historiadores negando que se trate de una "provocación".
Napoleon I Bonaparte retratado por el artista Horace Vernet.
Napoleon I Bonaparte retratado por el artista Horace Vernet.
WIKIMEDIA COMMONS

Con motivo del bicentenario de la muerte del general Napoleón I Bonaparte, el Museo del Ejército del parisino Palacio de los Inválidos exhibirá el próximo 7 de mayo una obra del escultor Pascal Convert que no ha estado exenta de polémica, pues ha causado el rechazo de algunos historiadores franceses.

El artista pensó en colocar una reproducción en 3D del esqueleto de Marengo, el caballo favorito del emperador, sobre su tumba. De esta manera, sobre los restos del estadista se podrá presenciar la representación del esqueleto del animal, la cual ha sido bautizada con el nombre de Memento Marengo. Para Convert, se trata de un homenaje. Sin embargo, para otros expertos del arte es una ofensa.

En este sentido, el historiador Thierry Lentz, presidente de la fundación Napoleón, compartió su desacuerdo en Twitter: "La cuestión no es saber si lo amamos o si nos disgusta, sino si aún debemos respeto a la necrópolis nacional de los Inválidos". Estas palabras causaron distintas reacciones y comentarios negativos como "¿Hacia dónde vamos?" o "¡Pobre Francia!".

La defensa del autor

El autor de la obra, que ha sido validada por el museo, lamenta las críticas, pero defiende su posición. De hecho, asegura que la escultura no es una provocación, sino un reflejo de la tradición artística del memento mori.

Convert afirma en su página web que, tras recibir la petición del centro museístico de recordar al emperador, la elaboración del esqueleto le llevó dos años. Recrear la figura de Marengo tenía mucho valor: "Capturado por las tropas de Wellington en Waterloo, en 1815, y llevado a Inglaterra a morir como premio de guerra, como una reliquia sagrada, fue reducido a un esqueleto y exhibido".

"Entre el proyecto y su realización, hubo que resolver muchas dificultades" debido a "la fragilidad del esqueleto original de Marengo y la sensibilidad británica en torno a esta reliquia, símbolo de su victoria en Waterloo", expresa el artista, que lanza una pregunta al aire: "¿Habrían sido diferentes las reacciones si mi escultura hubiera sido de oro? ¿Habría sido más aceptable el trabajo? Ciertamente, no. El juego de esta controversia está en otra parte".

Según el escultor, "Francia tiene una relación difícil con su historia". "Pude experimentar esto en 2003 cuando realicé el monumento en memoria de los combatientes de la resistencia y rehenes fusilados por los nazis en Mont Valérien entre 1941 y 1944", reconoce.

"La escultura Memento Marengo dibuja la constelación de Napoleón Bonaparte, desde su ascenso hasta su caída, y recuerda el destino de todo ser humano, incluso cuando cegado por su gloria, se toma a sí mismo por un semidiós. Este es un memento mori contemporáneo", considera. Y zanja: "El destino de los humanos los une en la muerte".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento