La menor que se tiró de la furgoneta dejó de comer dos días antes de regresar al centro

  • Murió por las heridas tras arrojarse del vehículo que la trasladaba.
  • La familia denuncia negligencias a la hora de seguir el protocolo.
  • Hizo un pacto con otras amigas para escaparse.
Familiares y vecinos trasladan el féretro durante el funeral de la menor en Ciudad Real.
Familiares y vecinos trasladan el féretro durante el funeral de la menor en Ciudad Real.
Manuel Ruiz Toribio/EFE
La familia de la niña de 14 años que murió por las heridas sufridas al
arrojarse del vehículo que la trasladaba hacia el centro de menores Casa Joven de Azuqueca de Henares (Guadalajara) quiere "que se sepa la verdad" y que se investigue si el
protocolo utilizado para el traslado fue el correcto. "Que se sepa la verdad y ya está", ha dicho uno de los tíos de S.G., quien murió el pasado domingo tras una
semana ingresada en el Hospital Niño Jesús de Madrid.
Se puede haber escapado del coche o no, por eso un conductor sólo no puede hacer nada

La menor había pasado siete días de vacaciones con sus abuelas y sus tíos (sus padres están en prisión) y volvió en AVE de Ciudad Real a Madrid junto con dos compañeras del centro de menores, según el relato de su tío. En la estación de Atocha las tres menores fueron recogidas por un educador del centro, gestionado por la Fundación O'Belén y cuyo funcionamiento ha denunciado el Defensor del Pueblo.

La familia de la menor quiere saber por qué bajo sólo el educador que conducía el vehículo y si no debía haber ido acompañado por otro. El tío de S.G. ha opinado que puede haber existido algún tipo de irregularidad, pues esos traslados deben hacerse con un vehículo en el que los menores no puedan abrir las puertas o en presencia de más tutores.

"Son chicas -por eso están en el centro- un poco conflictivas y se puede haber escapado del coche o no, por eso un conductor sólo no puede hacer nada", ha dicho el tío. También ha explicado que la menor estuvo bien la semana que pasó en Ciudad Real: "ella cuando está aquí está bien, cuando está un poquillo mal es cuando se va, porque no se quiere ir o por lo que sea".

Pacto con otras amigas

Cerca de mil personas asistieron al funeral de la menor, que fue enterrada ayer en Ciudad Real. Entre ellos, se encontraban muchos jóvenes y un grupo de compañeros que se habían desplazado desde Guadalajara, así como su padre y su madre, que actualmente se encuentran en prisión por asuntos de drogas, acompañados de agentes de la Policía Nacional.

La adolescente había hecho un pacto con otras amigas internadas en el centro. "¡Nos tiramos y nos escapamos!", tal y como han contado algunas de las niñas a El País. La menor llevaba desde mayo de 2008 internada en Casa Joven, un centro que no le gustaba, y del que se quejaba de las broncas, los aislamientos y la medicación. Aunque nunca puso ninguna denuncia formal.

Al parecer, dos días antes de tener que regresar dejó de comer, según uno de sus parientes. "¡Cuando vuelva me voy a poner en huelga de hambre!", amenazaba. Los vecinos aseguran que tenía varias causas pendientes por agresiones a otras niñas. Su abuela, que se ocupaba de ella, se sintió incapaz de controlarla y cedió la tutela a la Junta. Y ésta, al final, la internó en Casa Joven. Sus tíos ahora piensan que fue un error.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento