Los abogados de Sánchez Vicario y Santacana se pronuncian: "Que se respete lo que pactaron"

Josep Santacana y Arantxa Sánchez Vicario, en una foto tomada en marzo de 2014.
Josep Santacana y Arantxa Sánchez Vicario, en una foto tomada en marzo de 2014.
GTRES

Desde hace cuatro años, Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana libran una batalla judicial que tendrá, si sale según lo previsto, su resolución este mismo miércoles, una vez que los tres magistrados de la Audiencia Provincial de Barcelona se reúna y deliberen sobre el caso de la pareja, cuyo matrimonio duró una década desde que se casasen el 12 de septiembre de 2008 en el Castell de Peralada, en Girona.

Desde Vanitatis se han puesto en contacto con los abogados de las dos partes del conflicto para saber qué esperan que ocurra ese día, si prosperará o no la demanda que interpuso el empresario contra la extenista y que esta recurrió, partiendo de una base sencilla: si la justicia española es la competente para zanjar el asunto, puesto que por la parte de Santacana se entiende que el divorcio ha de ser tramitado en España mientras que desde el lado de la deportista se entiende que ha de ser juzgada por la Corte de Miami, en Estados Unidos.

Hasta el próximo día 17, por tanto, ambos siguen casados a todos los efectos, a pesar de llevar casi un lustro llevando vidas separadas. Por eso ha sido importante que el pasado jueves el ponente Ortuño presentase ante los otros dos magistrados una ponencia del recurso de casación, básica para que los tres, estudiando el historial jurídico del matrimonio, tome una determinación.

El primero en hablar ha sido Tamborero, el abogado de Arantxa Sánchez Vicario, que resume la situación actual: "El recurso es bastante ágil en Cataluña. La jueza de primera instancia de Esplugues no podía entrar a disolver el matrimonio al no ser competente y por tanto el divorcio sigue en el aire. El tribunal norteamericano está a la espera de lo que diga la justicia española".

Tamborero entiende que este mismo miércoles puede haber una conclusión, mientras que desde el lado de Santacana se muestran más cautelosos, puesto que si una de las dos partes no está de acuerdo con toda probabilidad se recurriría al Tribunal Superior de Cataluña.

Según le confirman al citado medio, de ser así, el The End a esta historia se vería postergado dos años más, puesto que si bien habrán de tener en cuenta la parte afectiva entre ambos, también entra en juego la económica, ya que aquel que pierda la batalla legal habrá de pagar los costes del proceso.

Fuentes del entorno familiar, eso sí, aseguran que hay ya una parte solventada: sus hijos menores. "Este tema ya se resolvió en su día en la Corte de Miami, donde se especificaba la custodia compartida y cómo debían atender económicamente cada uno de los padres todo lo referente a la manutención de los hijos", explican.

Los pactos previos

El fallo fue que Sánchez Vicario poseía un nivel patrimonial mucho más alto que el de su aún marido (no habiendo, se entiende, correspondencia en el sentido igualitario), por lo que tendría que ser ella quien le pasase, por sentencia, una cantidad no precisada a Santacana para la manutención de los jóvenes mientras estos estén a su cargo.

"Lo que quiere [Santacana] es que se respete lo que pactaron, que fue separación de bienes. Tiene su patrimonio y por mucho que Arantxa diga que no es así, han funcionado siempre con este régimen. Es decir, lo tuyo es tuyo y lo mío, mío", señalan fuentes del equipo del empresario.

"En Cataluña, por defecto, las uniones matrimoniales son bajo régimen de separación de bienes. Ellos lo ratificaron en dos ocasiones: una antes de casarse y otra después. Y los pactos hay que cumplirlos", argumentan, mientras que por el lado de la deportista se busca la anulación de ese documento explicitando que todo es común en el matrimonio.

Tamborero, por tanto, ratifica los intereses de Arantxa Sánchez Vicario al asegurar que debe ser la Corte de Miami, y no la justicia española, quien dilucide el asunto, ya que es en la ciudad de Florida donde viven y donde se presentaron las demandas (que después Santacana retiró y registró en el juzgado de Esplugues).

"El hecho de que Arantxa quiera que se tramite en Miami no tiene que ver con las capitulaciones", indica el abogado de la que fuera número 1 del mundo de la WTA en 1995 y ganadora de 14 títulos del Grand Slam entre los que consiguió en categoría individual, en dobles y en dobles mixtos. "La única motivación es al considerar que el único competente es el tribunal de Estados Unidos y donde se podrá discutir dónde ha ido a parar el patrimonio que tenía mi cliente", añade.

El mismo Tamborero finaliza: "Las capitulaciones que se firmaron en España son totalmente válidas. Pactaron un documento en previsión de ruptura según el cual no se reclamaría ninguna cantidad en concepto de pensiones. No discutimos su validez. Lo que Arantxa Sánchez Vicario entiende es que había un capital que ha desaparecido y que en el proceso de divorcio que se sigue en Estados Unidos se aclare ese punto".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento