El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, ha causado nuevamente un revuelo en la prensa internacional al recomendar a los damnificados del terremoto en los Abruzos que se tomen la situación como "un fin de semana de cámping".

Durante su visita a la zona afectada por el seísmo, que ha costado la vida por el momento a 272 personas, y al ser preguntado por la corresponsal de la cadena de televisión alemana RTL sobre cuál era su impresión, Berlusconi respondió: "Están bien aquí, reciben un magnífico apoyo y amabilidad por parte de nuestros equipos de salvamento".

No les falta de nada, tienen medicamentos y alimentos, comida caliente

"Es como un fin de semana de acampada", ha dicho a las víctimas que se han quedado sin hogar y permanecen en tiendas de campaña en campamentos instalados en localidades próximas a L'Aquila, como Coppito y Paganica. Se calcula que unas 100.000 personas han perdido sus hogares.

"No les falta de nada, tienen medicamentos y alimentos, comida caliente" y un techo que les da cobijo... Por supuesto todo es absolutamente provisional", añadió.

Por otro lado, el Papa Benedicto XVI ha anunciado que visitará la región de los Abruzos "lo antes posible".