Mosquito tigre
Es difícil escapar de sus picaduras. (EFE) Archivo
Se trata del mosquito tigre (Aedes albopictus), detectado por primera vez en Cataluña, en San Cugat del Vallés, en agosto de 2004, y que se suma a especies invasoras como el visón americano, el mejillón tigre, el pato malvasía jaimacensis, o la cotorra argentina.

Hay muchas posibilidades de que se propague por tod España, excepto en las zonas desérticas

"Tras la experiencia italiana, donde el mosquito está muy extendido, hay muchas posibilidades de que se propague por toda España, excepto en las zonas desérticas, porque allí no sobrevive", explicó Roger Eritja, entomólogo del servicio de control de mosquitos del Baix Llobregat (Barcelona) e iniciador del proyecto de búsqueda de este insecto en España.


Actualmente, es la Generalitat de Cataluña la que se está encargando de la situación porque considera que el problema "ya está superando el ámbito de lo municipal", según Eritja.

La dificultad para exterminar al insecto, contra el que se utiliza sobre todo la bacteria Bacillus thurigensis y cobre metálico, radica en que es una especie con un rango de adaptabilidad muy alto.

Aparece en el medio rural y urbano sin distinción, siempre que haya contenedores abandonados (latas, jarrones o bebederos) y sitios umbríos donde se acumule el agua de lluvia o de riego.

En las grandes ciudades, advirtió Eritja, pueden aparecer en lugares como los cementerios, donde los floreros de las tumbas son "un lugar idóneo" para que pongan sus larvas.

Pone sus larvas, entre 40 y 80, en envases que contengan agua
El mosquito tigre, con franjas blancas a largo de todo el tórax y sus largas patas, pone sus huevos, entre 40 y 80 cada vez, en envases que contengan agua y es en este medio en el que se desarrollan las fases de larva y pupa, hasta que finalmente se transforman en adultos.

No vuela lejos de su criadero por lo que la mejor manera de controlarlo es tirar cualquier envase en el que se pueda almacenar agua de lluvia, por ejemplo.

Picaduras muy agresivas y persistentes

La diferencia principal de este insecto con el mosquito común es que vuela y ataca a sus víctimas durante todo el día, y por la noche se refugia en la vegetación.

Evitar sus picaduras, que suelen ser en las extremidades inferiores, es "casi imposible" y además son "muy agresivas y persistentes", ya que provocan fuertes dolores e inflamaciones así como reacciones alérgicas.

Su mayor riesgo radica en que puede convertirse en portador del dengue y la fiebre amarilla
El riesgo de su propagación reside en que puede llegar a convertirse, como ya ha sucedido en el sudeste asiático, en portador del dengue y la fiebre amarilla, además de transmitir enfermedades víricas a los animales.

No saben con certeza cómo llegó hasta Cataluña pero como sólo vuelan entre 100 y 150 metros, se especula que llegó desde Italia con el transporte internacional de neumáticos usados, un hábitat ideal ya que en ellos se acumula materia vegetal en descomposición y agua.

En España viven varias especies de mosquitos que tienen costumbres parecidas a las del mosquito tigre, por ello Eritja recomienda en caso de duda recoger ejemplares y enviarlos en un recipiente, sin alcohol u otros conservantes, al servicio de control de mosquitos del Baix Llobregat o al Laboratorio de Entomología de Majadahonda (Madrid).