Razones por las que cambiar la calefacción a suelo radiante

Tuberías del sistema de suelo radiante antes de montar el pavimento.
Tuberías del sistema de suelo radiante antes de montar el pavimento.
WIKIPEDIA

El suelo radiante es una alternativa que, aunque no es nueva, sí que se ha popularizado en los últimos años frente a los sistemas de calefacción tradicionales. Funciona por la canalización de una fuente que emite calor ubicada debajo del suelo y lo desprende de forma homogénea a través de tuberías o por un cableado eléctrico. 

El sistema más frecuente instalado en los hogares es el suelo radiante por agua caliente que funciona por el circuito de tuberías que se encuentra bajo el pavimento, tal y como explican en Selectra. Mientras que el eléctrico funciona por un cable conductor "que se distribuye por toda la superficie e irradia calor de manera homogénea por toda la estancia".

Un mejor consumo, más sostenible con el medioambiente

Cabe destacar que el suelo radiante es una de las alternativas disponibles actualmente en el mercado más eficiente y existen diversas razones para cambiar la instalación a este sistema. Sin embargo, hay que tener en cuenta todos los factores para valorar sus ventajas e inconvenientes.

Uno de los grandes beneficios es su bajo consumo y el alto grado de rendimiento energético. La temperatura del agua con el suelo radiante se sitúa en torno a los 35-45 °C, mientras que en los radiadores convencionales puede alcanzar los 70 o 90 °C. 

"Gracias a la baja temperatura requerida, la instalación se puede combinar con fuentes de energía renovables como aerotermia o energía solar", detallan en Hogarsense

Por tanto, al ser más sostenible, contribuye al cuidado del medioambiente porque reduce las emisiones nocivas. Además, el bajo consumo supone un ahorro en la factura mensual.

Más saludable y seguro

Otra de las razones para decantarse por este sistema de calefacción es que ofrece una temperatura óptima de confort, ya que el calor desprendido se reparte por todas las estancias de la vivienda de forma homogénea al estar instalado debajo del suelo eliminando los puntos de calor. Este es otro buen motivo, ya que es un sistema que no ocupa espacio y no es visible. 

Por otro lado, estos sistemas ofrecen una seguridad muy elevada en el hogar, "ya que la instalación queda completamente cubierta". Asimismo, es una energía más saludable porque no contribuye a la creación de corrientes de aire, por lo que se reduce el polvo y la baja humedad evita la proliferación de ácaros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento