Cómo alargar la vida de tu plancha de la ropa

Un hombre planchando.
Un hombre planchando.
GTRES
Un hombre planchando.

La plancha de la ropa es uno de los elementos fundamentales en todos los hogares para conseguir una colada impecable. Sin embargo, con el paso del tiempo y su uso, la plancha puede dejar marchas en la ropa, tener fugas de agua o no deslizarse bien, problemas que tienen solución.

Así, es fundamental seguir una serie de recomendaciones para evitar estos y otros problemas comunes que pueden dar las planchas de la ropa y, de este modo, conseguir alargar su vida útil.

¿Cuáles son los problemas más comunes de la plancha?

La encuesta de fiabilidad de electrodomésticos realizada por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), detalla que el 89% de los encuestados cuentan con una plancha en su hogar. De ellos, tres cuartas partes usan planchas de vapor, mientras que muchas de ellas tienen entre 3 y 5 años de antigüedad, aunque un 30% de los aparatos supera esa edad.

De este modo, para tener en casa una plancha y que dure en perfectas condiciones lo máximo posible es necesario elegir el producto más adecuado y, también, saber cómo cuidarlo y mantenerlo.

Según la encuesta de la OCU, estos son los problemas más típicos que suelen dar las planchas de la ropa:

  • Suela dañada o con manchas
  • ​Partículas blancas que se pegan en la ropa
  • Pérdidas de agua
  • Produce poco o nada de vapor
  • Daños en los botones o controles
  • Daños en la fuente o cable de alimentación
  • No se calienta correctamente
  • Cordón del vapor

Como se ve, destacan aquellos problemas relacionados con la suela y con la cal, así como las pérdidas de agua, que generalmente están relacionadas con estas dos anteriores. "Por eso es tan importante un correcto mantenimiento del producto siguiendo los consejos básicos de limpieza y descalcificación y las instrucciones del fabricante", destacan desde la organización.

Recomendaciones para evitar o solucionar los problemas de la plancha 

La mayoría de los usuarios encuestados dedica entre una y dos horas a la semana al planchado. En la prueba de durabilidad de la OCU, han analizado las planchas tras funcionar durante 252 horas, lo que correspondería a un uso de aproximadamente 1 hora a la semana durante 5 años.

Así, aunque los fallos de diseño o de materiales son achacables a los fabricantes, los usuarios pueden evitar algunas averías con un buen uso y mantenimiento.

En primer lugar, están los problemas relacionados con la acumulación de cal. En las zona de agua muy dura, es recomendable usar agua destilada e, igualmente, no olvidar vaciar el depósito tras cada sesión y descalcificar periódicamente.

Para hacerlo, regula la temperatura al máximo y el vapor al mínimo. Luego, retira la varilla antical o presiona el botón auto limpieza y deja salir todo el vapor sobre el fregadero hasta que el depósito se vacíe por completo.

Para descalificar un centro de planchado habrá que retirar el cartucho lleno y poner otro, pero comprar estos cartuchos supone un sobrecoste de unos 20 euros al año. Otros modelos llevan una varilla donde se deposita la cal. Hay que extraerla y limpiarla con vinagre o limón. Es conveniente que enjuagues también el depósito, pero hay que hacerlo con agua.

Por otro lado, están los problemas relacionados con fugas de agua, para lo hay que tener en cuenta las siguientes consideraciones:

  1. Acumulación de cal. Es una de las principales causas de las pérdidas de agua en la plancha, por lo que un primer consejo en caso de sufrir este problema es limpiar la plancha.
  2. Condensación de vapor en la manguera. En los centros de planchado hay un cordón por el que circula el vapor desde el depósito hasta la plancha. Al empezar a utilizar el vapor por primera vez o si llevas un rato planchando en seco, es posible que el vapor se condense dentro de la manguera. Para resolver este problema, aleja la plancha de la prenda y pulsa el botón de vapor hasta que salga vapor por la suela en lugar de agua.
  3. Usar la función de golpe varias veces seguidas. Si pulsas el botón "vapor extra" repetidamente en poco tiempo, se puede acumular agua en la suela y causar goteo. Para solucionarlo, puedes mantener la plancha en posición horizontal y esperar unos minutos antes de utilizar la función de golpe de vapor.
  4. Falta de temperatura para generar vapor. Si el ajuste de temperatura no está en la zona alta (2 puntos o más), la plancha no estará lo suficientemente caliente para generar vapor. Esto puede hacer que la suela gotee al activar la función de vapor. Para evitarlo, sube el control de temperatura y deja que la plancha se caliente durante un minuto sobre la base de apoyo antes de seguir planchando.
  5. Tapa mal cerrada. Si no está bien cerrada se puede derramar agua: hay que presionar la tapa hasta oír un clic antes de usar la plancha.
  6. Depósito de agua demasiado lleno. Esto puede hacer que la plancha podría tener fugas. No superes el límite MAX marcado en el depósito cuando la llenes.
  7. Empezar a planchar de inmediato. Debes dejar que la plancha se caliente unos minutos antes de utilizarla, para que sea capaz de convertir el agua en vapor. Puede gotear si empiezas a planchar nada más encenderla. Para avisarte cuando están listas, suelen tener una luz que se apaga al alcanzar la temperatura fijada.
  8. Vapor condensado en la tabla. Suele ocurrir cuando la plancha está produciendo mucho vapor. Para evitar esto, se puede seleccionar un ajuste de vapor inferior para las primeras pasadas de la plancha y acabar con pasadas en seco. También se puede añadir una capa extra de fieltro entre la tabla de planchar y la funda para reducir la condensación en la tabla. Por último, se puede sustituir la funda de la tabla de planchar si el material de esponja está deteriorado.

En cuanto al problema de la que se pega o está rayada, hay que conservar la suela sin manchas, por lo que es fundamental mirar las etiquetas de las prendas y no planchar nunca a más temperatura de la que admiten, ya que el tejido se puede estropear y las fibras se quedan adheridas a la suela, haciendo que la suela se pegue al planchar otras prendas.

La ropa que lleva bordados o imágenes en serigrafía hay que plancharla siempre por el revés. Plancha también al revés las prendas de lana y tejidos delicados, como seda o terciopelo. Para evitar que salgan brillos, se puede interponer un paño limpio entre la plancha y la prenda.

Para evitar rayaduras, no deslices la suela sobre cremalleras, botones o corchetes. Procura pasar por el contorno. Ten en cuenta que una suela rayada se desliza peor.

Si la suela de la plancha se mancha, se puede limpiar usando una pasta de agua y bicarbonato y aplicándola frotando suavemente con un paño. Después, hay que enjuaguar usando otro paño húmedo y limpio y esperar a que la suela se haya secado para volver a planchar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento